Páginas 3

0 132

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN………………………………………

Parte 1. Un acercamiento a J. H. Newman

CAPITULO 1

John Henry Newman: Una pequeña introducción a sus escritos John Ford

  • Introducción
  • Su autobiografía

CAPITULO 2

Maurice Nédoncelle, especialista en Newman

Pedro A. Benítez

2.1. Introducción

2.2. Newman presente en Francia durante su vida

2.3. Loisy, Dimnet y Brémond

2.4. Guitton, Bouyer y Nédoncelle

2.5. La fe

2.6. La filosofía personalista

2.7. Humanismo cristiano

Parte 2. Aportaciones de Newman a la Teología Fundamental

CAPÍTULO 3

Desde el sentimiento al dogma. La simpatía antropológica de la fe

Luis Mauricio Albornoz Olivares

  • Introducción
  • Una religión abstracta; contextualización
  • Medios de la realidad invisible
  • La forma real de un credo
  • El contenido de o que se cree como respuesta a la propia fe
  • Una realidad concreta
  • Una aplicación práctica
  • Reflexión final

CAPÍTULO 4

Newman y el desarrollo de la doctrina cristiana: vigencia de una certeza.

Julián Arturo López Amozurrutia

  • Introducción

4.2. Marco del problema

4.3. El desarrollo de la doctrina como reclamo a la objetividad del Cristianismo

4.4. El asentimiento creyente: otro reclamo a la objetividad

  • Objetividad de la idea cristiana: vigencia de la certeza

CAPÍTULO 5

Conciencia y fe en el pensamiento de John Henry Newman

Juan Carlos Mayorga Enríquez

5.1. Introducción

5.2. El beato Newman, Doctor conscientiae

5.3. La conciencia como medio de conocimiento de Dios

5.4. Conciencia y fe

5.5. Conciencia, fe e Iglesia

5.6. Conclusión

Parte 3.  Newman y la poesía

CAPÍTULO 6

La unidad entre pensamiento y palabra: el “two-fold logos”.

Helena Ospina

6.1. Introducción

6.2. Discursos sobre la enseñanza universitaria

6.3. Lecciones y ensayos sobre asuntos universitarios

6.4. El enfoque personalista de Newman sobre la literatura

Parte 4. Reflexiones filosóficas sobre Newman

CAPÍTULO 7

Armonía entre fe y razón en el pensamiento del cardenal J. H. Newman.

Rodrigo Figueroa Weitzman

7.1. Introducción.

7.2. Consideraciones sobre la razonabilidad de la fe en la

visión de J.H Newman

7.3. ¿Razonabilidad débil de la fe?

7.4. Razonabilidad propia de la fe

7.5. Razón y duda

7.6. Conclusión

CAPÍTULO 8

Sobre la certeza moral en cuestiones de fe.

Carlos Gutiérrez Lozano

8.1. Introducción.

8.2. La barra y el cable

8.3. El sentido ilativo

Parte 5.  Newman y Lonergan

CAPÍTULO 9

Las teorías del conocimiento de J. H. Newman y B. Lonergan como referentes de un método de interpretación.

Allan Crhistian Covarrubias Martiñón

9.1. La controversia del problema hermenéutico

9.2. J. H. Newman: de la crítica a la epistemología moderna a la teoría estética de la “Gramática del Asentimiento.”

9.3. El sentido ilativo newmaniano como referente

hermenéutico

9.4. Bernard Lonergan y el método trascendental como referente

de una teoría del conocimiento

9.5. La noción lonerganeana del punto de vista universal como

criterio hermenéutico

CAPÍTULO 10

Newman, mentor y guía de Lonergan.

Francisco Galán

10.1. Introducción

10.2. Semblanza biográfica

10.3. Un vistazo al libro Insight

10.4. Duplicar la estructura

10.5. ¿Está presente Newman en el Insight?

10.6. El juicio es un compromiso personal

10.7. El incondicionado virtual y el sentido ilativo de Newman

10.8. ¿Por qué esto que hago es conocimiento?

10.9. Conclusión

Iván Milla Gómez, originario de España, va en busca de la verdad, él dice que no es ningún intelectual, ni experto en nada, pero por su proceso de búsqueda, se aficionó a la apologética Católica, a la defensa de la fe Católica, conociendo a los Padres y Doctores de la Iglesia y a autores de gran renombre como Newman, Chesterton, Perrone, Balmes, Knox, Bossuet. Según su aprendizaje expresó de manera extremadamente sencilla en su libro «Un católico más», hasta ahora tiene su propia página de Facebook. Aquí nos deja una reseña de su libro:

Testimonio de conversión + Refutación al protestantismo.

En este pequeño libro, os explico el proceso que viví en mi trayecto personal de búsqueda de la verdad, en lo que atañe a las dificultades y controversias entre el Catolicismo y el protestantismo.

Me gustaría destacar que este libro se fundamenta en algo irrefutable como es: la verdad.

Como comentaría el gran John Henry Newman: »Si mi acusador logra ejercer su táctica con sus lectores, cuanto más exitosa sea mi defensa, menos éxito obtendrá. Si hablo con normalidad el dirá: el verdadero arte consiste en ocultar el arte; si soy convincente, sugerirá él que soy un hábil razonador; si muestro calor, será que me hago pasar por un inocente indignado; si estoy tranquilo, seré desenmascarado por hipócrita y meloso; si resuelvo y contesto a los puntos difíciles, resultaré demasiado plausible y perfecto para ser creíble. Cuanto más triunfantes sean mis afirmaciones, tanto más segura será mi derrota». (1)

Newman fué más allá de las palabras y las maniobras, y se agarró a lo que nadie por siglos podrá refutar. Se agarró a la verdad. »amó la honradez más que el buen nombre y la Verdad más que los amigos más queridos». (2)

En mi testimonio de vida que se descubre en el libro, para mi siempre ha sido imprescindible agarrarme a la verdad completa y al escudriño severo de mi propio corazón. Es por eso que, imitando los pasos de Newman, yo también deseo estar unido a la verdad plasmada en la obra, fuera de toda artimaña e interés personal.

En la segunda parte del libro, por medio de la Biblia, de los Padres y Doctores de la Iglesia, del Magisterio de la Iglesia, del Catecismo y el sentido común, podréis encontrar una refutación sencilla pero precisa del protestantismo, sobre todo de sus cinco pilares fundamentales, que son: La Sola Scriptura, Sola Fide, Sola Gratia, Solo Christo y Soli Deo Gloria. También analizaremos otros gritos de guerra que suelen utilizar como lemas para justificar sus doctrinas.

Si estáis interesados en adquirir un ejemplar, actualmente está disponible en Amazon, tanto en su versión digital Kindle, como en formato papel.

Entren en Amazon, pongan en el buscador: Un Católico más, y fácilmente podrán procesar el pedido.

Pueden seguirme o contactar conmigo a través de mi página de facebook:

www.facebook.com/1CatolicoMas

Dónde también podrán repasar y ampliar sus conocimientos a través de las útiles y fáciles foto-enseñanzas que comparto a diario.

 

Dios les bendiga. María Santísima les proteja.

(1) Apología pro Vita Sua. Pág 38. Ediciones Encuentro. (2) Apología pro Vita Sua, Pág 39. Ediciones Encuentro.

 

 

0 127

John Henry Newman es, sin ninguna duda, una figura sui generis. No puede calificarse exactamente como filósofo ni como teólogo. Tampoco es sólo un escritor o un pensador, ni únicamente un apologeta o un hombre de acción. El nombre de J. H. Newman evoca la vida de una persona en busca de la verdad. Una búsqueda que por momentos discurrió serena en remansos y otras veces hubo de abrirse camino entre duros obstáculos. Y, afortunadamente, Newman dejó constancia escrita tanto de sus vicisitudes como de sus descubrimientos.

La verdad que Newman buscaba no estaba limitada por adjetivos: era a la vez natural y sobrenatural, filosófica y religiosa. Amplitud que es connatural a quien, como Newman, era un auténtico amante de la sabiduría: un filósofo. En este autor la perspectiva religiosa no distorsionó su búsqueda racional de la verdad, sino que más bien la estimuló de manera máximamente comprometida. Por eso cabe estudiar a Newman también como filósofo. Precisamente aquí se destacan sus reflexiones sobre temas y métodos estrictamente racionales, filosóficos, que poseen además un enfoque que los hace extraordinariamente fecundos también para quienes cultivan la teología…

Leer más: http://www.philosophica.info/voces/newman/Newman.html

0 161

RESEARCH PROJECTS

 Pedagogical Evaluation Methods and Guidelines for Multimedia Applications, PEMGU (DK/96/1/435/P/I/FPC/I.1.1.B). LEONARDO program, funded by the European Union. Colegio Irabia in co-operation with other European Institutions.

Lo metalingüístico en español. Estudio semántico, discursivo, fraseológico, sintáctico y sígnico. Aplicaciones a la enseñanza del español.

Referencia: BFF-200200801. Ministerio de Ciencia y Tecnología.IP: Manuel Casado Velarde. Dates: 01/10/2002-30/11/2005. Instituto Científico y Tecnológico de Navarra,S.A., Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad de Navarra.-

PIUNA (Plan de Investigación de la Universidad de Navarra). “Conciencia y verdad en el John Henry Newman anglicano (1825-1845)”. Investigador principal: Juan Alonso García. Duración: 1/01/2016-31/12/2018. Universidad de Navarra.

 

PUBLICATIONS

«Energy on the Move’: un aula sin fronteras”, Alambique, Barcelona, July 1998, num. 17, year V, pp. 113-122 (with Fernando García Fernández).-

“Proyecto Pen-Pals. Intercambio de e-mails con un colegio japonés”, Comunicación y Pedagogía, Barcelona, March 1999, year XX, num. 157, pp. 53-55 (with Marcelino Arrosagaray and José Ignacio Mir).

-Book chapter:

“El hombre que siempre quiso ser escritor” in Guía Hemingway. 100 años, Madrid, Victus Rorat Taller de Proyectos, 1999, pp. 210-221.-

“La recreación artística de Pamplona en  Fiesta. The Sun Also Rises”, Príncipe de Viana,

Pamplona, enero-abril 2000, num. 219, pp. 223-283.-

“Contextual Mismatches in the Translation into Spanish of Ernest Hemingway’s

The Sun Also Rises”, Hermeneus. Revista de la Facultad de Traducción e Interpretación de Soria, num. 4/2002, pp. 161-179.-

“Not So True, Not So Simple: The Spanish Translations of The Sun Also Rises”, The Hemingway Review, vol. 23, Number 2, Spring 2004, pp. 47-65.

 -Entry:

“The Old Man and the Sea. Ernest Hemingway” in The Facts on File Companion to the American Novel, Abby Werlock ed., Facts on File Inc., New York, 2006, pp. 990-992.

Book chapter:

“The Preservation of Style in the Translation of Literary Texts”

Análisis del discurso: lengua, cultura, valores: Actas del I Congreso Internacional coord. by Victoria RomeroGualda, Manuel Casado Velarde, Ramón González Ruiz, Vol. 2, 2006, pp. 2037-2050.-

“The Complexity of Translating Hemingway’s Simplicity: Chiastic Patterns in The Sun Also Rises”.

 Hikma. Revista de Traducción, num. 10, year 2011, pp. 123-138.-

Book review:

Aldous Huxley, Poesía completa, edición bilingüe, introducción, traducción y notasde Jesús Isaías Gómez López, Madrid, Cátedra. In Hermeneus. Revista de la Facultad deTraducción e Interpretación de Soria, num. 14, pp. 319-324.-

“Apología de Oscar Wilde”. Revista Cálamo FASPE, num. 61, year 2013, pp. 29-34.-

“Bulls, Bullfights, and Bullfighters in Hemingway’s The Sun Also Rises”, The Hemingway Review vol. 34, Number 1, Fall 2014, pp. 82-94.-

“‘Investigating the impact of assessment in a single-sex educational setting in Spain”, Research Notes, Cambridge, November 2014, issue 58, pp. 3-15 (with Coreen Docherty, Gloria Gratacós andPablo Canosa).

“Ernest Hemingway: la complejidad de lo simple”. Revista Cálamo FASPE, num. 63, year 2014, pp. 60-70.

 

Book review: de Walter Scott, Ivanhoe, introducción, traducción y notas de Antonio Lastra yÁngeles García Calderón, Madrid, Cátedra.

En Hermeneus. Revista de la Facultad de Traducción e Interpretación de Soria, num. 16, pp. 337-343.

 

TRANSLATIONS-Bilingual edition:

 Pamplona in July/Pamplona en julio by Ernest Hemingway. Pamplona, KEN, 2009.

-Sermons by John Henry Newman (10, 11, 12 y 23) in Sermones parroquiales/4. Madrid,Ediciones Encuentro, 2010.

-Sermons by John Henry Newman (2, 4, 5, 6 y 15) in Sermones parroquiales/5. Madrid,Ediciones Encuentro, 2011.

 

La Madre Teresa de Calcuta. Un retratro personal. Leo Maasburg. Madrid, Ediciones Palabra,2012.-

Un largo camino. La historia real de una huida hacia la libertad . Slavomir Rawicz. Madrid, Ediciones Palabra, 2012.

-Sermons by John Henry Newman

(13, 14, 16, 18, 21, 23, 25) in Sermones parroquiales/6 .Madrid, Ediciones Encuentro, 2013.-

Correr para vivir.

Lopez Lomong. Madrid, Ediciones Palabra, 2013.

-Mi carrera con el diablo.

Joseph Pearce. Madrid, Ediciones Palabra, 2014.

-Tres cuentos.

Oscar Wilde. (Selection, translation, and introduction). Madrid, Ediciones Rialp, 2014.-

El libro de Yotán.

Arthur Powers. Madrid, Ediciones Palabra, 2014.-

Article:

“Conjuros, seducción y tribulaciones en la última fada de Emilia Pardo Bazán (1916)” by Lisa Nalbone, in de Britania a Britonia. La leyenda artúrica en tierras de Iberia: cultura, literatura y traducción. Juan Miguel Zarandona (ed.), Bern, Peter Lang, 2014, pp. 283-295.-

Un pueblo de esperanza. Conversaciones con Timothy Dolan. John Allen. Madrid, Ediciones Palabra, 2015.-

La evangelización de los católicos. Scott Hahn. Madrid, Ediciones Palabra, 2015.-

La quincena de septiembre. RC Sherriff. Madrid, Ediciones Palabra, 2015.-

Papá está gordo. Jim Gaffigan. Madrid, Ediciones Palabra, 2016.-

Dulce hogar. Dorothy Canfield Fisher. Madrid, Ediciones Palabra, 2016.-

Tracto 90. Apuntes sobre algunos pasajes de los Treinta y Nueve Artículos.

John Henry Newman. (Translation, introduction, and footnotes). Salamanca, Centro de Estudios Orientales y Ecuménicos«Juan XXIII». Universidad Pontificia de Salamanca, 2017.

PAPERS IN CONFERENCES

“Contextual Mismatches in Joaquín Adsuar’s Translation into Spanish of Ernest Hemingway’s The Sun Also Rises.

Congreso internacional

Últimas corrientes teóricas en los estudios de traducción y sus aplicaciones.

Universidad de Salamanca. 16, 17 y 18 de noviembre de 2000.-

“The Preservation of Style in the Translation of Literary Texts”.

Congreso internacional

 Análisisdel discurso: lengua, cultura, valores.

Universidad de Navarra. Pamplona, 26, 27 y 28 November2002.-

“The Complexity of Translating Hemingway’s Simplicity: Chiastic Patterns in

The Sun Also Rises”. XIV Forum for Iberian Studies. “The Limits of Literary Translation”.

Faculty of Medievaland Modern Languages. Exeter College y The Taylor Institution. Universidad de Oxford. Oxford,24 y 25 de junio de 2010.

 

TEACHING EXPERIENCE

-Spanish Language Assistant

in Sir John Deane’s College (Northwich-Cheshire, England) 90/91.-

Instructor of English as a Foreign Language

to Secondary School Students for 10 years.

-Profesor Encargado Interino de Curso at Universidad de Navarra. Courses taught:-«Seminario de inglés» (British Culture taught in English). Licenciatura de FilologíaHispánica (99/00, 00/01, 01/02, 02/03).-

“Literatura inglesa I” (American literature taught in English). Licenciatura de FilologíaHispánica (00/01, 01/02).-

“Traducción I”

(Translation from English into Spanish taught in Spanish). Course forforeign students of the Instituto de Lengua y Cultura Españolas (02/03).-

Profesor at Escuela de Magisterio Fomento y del Centro Universitario Villanueva.

Coursestaught:

“Gramática inglesa: oración, texto, discurso” (08/09, 09/10, 10/11). Diplomatura deMagisterio de Lengua Extranjera.-Instructor of English as a Foreign Language to University Students (11/12, 12/13, 13/14,14/15, 15/16, 16/17).-

“Lengua extranjera Inglés”. 6 ECTS. Grado de Educación Primaria (12/13, 13/14, 14/15,15/16, 16/17).-

“Didáctica de la Lengua Extranjera Inglés”.

4 ECTS. Grado de Educación Primaria(12/13, 13/14, 14/15. 15/16, 16/17).

“Manifestaciones literarias e interculturalidad en lengua inglesa”. 5 ECTS. Máster en

Formación del Profesorado, Especialidad Lengua Inglesa (14/15, 16/17).-

“Tipología y variedad textual en lengua inglesa”. 5 ECTS. Máster en Formación del Profesorado, Especialidad Lengua Inglesa (16/17).

0 130

El trabajo forma parte del proyecto PIUNA ‘Conciencia y verdad en el John Henry Newman Anglicano (1825-1845)

23/05/17 10:19 Chus Cantalapiedra

Tres profesores de la Universidad de Navarra y uno del Centro Universitario Villanueva (Universidad Complutense de Madrid) han editado la traducción de la obra Tracto 90. Apuntes sobre algunos pasajes de los Treinta y Nueve Artículos de John Henry Newman. La publicación es resultado del Proyecto de Investigación de la Universidad de Navarra (PIUNA) ‘Conciencia y verdad en el John Henry Newman Anglicano (1825-1845)’, en el que trabajan Juan Alonso, profesor de la Facultad de Teología (IP del proyecto); Víctor García Ruiz, profesor de la Facultad de Filosofía; Sergio Sánchez Migallón, decano de la Facultad Eclesiástica de Filosofía; y José Gabriel Rodríguez Pazos, docente del Centro Universitario Villanueva (Madrid).

Autor de la traducción, de la introducción y de las notas, Rodríguez Pazos es antiguo alumno y antiguo profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra. Doctor en Filología Inglesa y traductor profesional, ha colaborado con Víctor García Ruiz en la traducción de los Sermones Parroquiales de John Henry Newman.

Según explica el profesor Alonso, el objetivo de este trabajo “es ofrecer al público hispanohablante un documento clave para entender la trayectoria intelectual y espiritual del beato Newman. Además del Tracto 90 propiamente dicho, se incluyen en este volumen los documentos generados por el revuelo que siguió a su publicación: las notas emitidas por las autoridades de la Universidad de Oxford y las dos extensas cartas (al reverendo R.W. Jelf y al obispo de Oxford, Richard Bagot) en las que Newman explica su postura”.

Tracto 90. Apuntes sobre algunos pasajes de los Treinta y Nueve Artículos

Autor: John Henry Newman

Traducción, introducción y notas: José Gabriel Rodríguez Pazos

Páginas: 207

Editorial: Universidad Pontificia de Salamanca

Año de publicación: 2017

ISBN: 978-84-16305-53

El Tracto 90 es el último de la serie de breves tratados que miembros del Movimiento de Oxford —también conocidos como tractarianos— publicaron entre 1833 y 1841. Los tractos fueron idea de Newman y eran folletos en los que se trataban diversas cuestiones teológicas, con el objetivo de proteger a la Iglesia de las injerencias del Estado y preservar la fe apostólica y, en definitiva, los elementos católicos —que no romanos— de la Iglesia anglicana. Los tractos —que se publicaban sin firma, aunque un tercio fue escrito o editado por Newman— se convirtieron pronto en best sellers.

A Newman le preocupaba la atracción que la Iglesia de Roma ejercía sobre algunos jóvenes tractarianos que anhelaban una plenitud católica —tanto doctrinal como devocional— que no se daba en la Iglesia de Inglaterra. El principal escollo era el aparente carácter protestante de los Treinta y Nueve Artículos de Religión de la Iglesia anglicana. El propio Newman explica en su Apología que el motivo que le llevó a escribir el Tracto 90 era demostrar que los artículos eran susceptibles de una interpretación católica: “La antigua verdad católica … se conservaba todavía, a pesar de todo, en los artículos. Allí estaba. Sin embargo, había que demostrarlo. Y esa demostración era para nosotros cuestión de vida o muerte. Yo pensaba que se podía demostrar … y me puse a hacerlo inmediatamente”.

La condena del Tracto 90 por parte de las autoridades de la Universidad de Oxford y una sugerencia expresa del obispo de Oxford fueron la causa de que Newman escribiera dos extensas cartas (al reverendo R.W. Jelf y al obispo de Oxford, Richard Bagot) en las que da razones de por qué ha escrito lo que ha escrito en el Tracto 90. En estos dos interesantísimos documentos, Newman aporta claves para la interpretación de un texto en el que la contención y la prudencia podían haber complicado su comprensión.

La carta al obispo concluye con un párrafo que, años después, Newman incluiría en su Apología como la expresión formal de su retirada del Movimiento de Oxford. Entre otras cosas, Newman pide “¡Que Dios me acompañe en los tiempos que están por venir como lo ha hecho hasta ahora!”. Los tiempos “por venir” vieron lo que el beato llamó en su Apologia “el lecho de muerte de mi anglicanismo”, que precedió a su recepción en la Iglesia católica el 9 de octubre de 1845.

Fuente: https://www.unav.edu/web/vida-universitaria/detalle-noticia-pestana/2017/05/23/un-grupo-de-investigacion-de-la-universidad-de-navarra-edita-la-traduccion-del-%E2%80%98tracto-90%E2%80%99-de-john-henry-newman?articleId=14117884

Leer más sobre José Gabriel Rodríguez Pazos en: http://circulonewman.com/archivo/jose-gabriel-rodriguez-pazos/

0 180

Recensión del libro: No diga Adiós a Dios. Razones para creer, de Rodrigo Figueroa Weitzman, ed. Monte Carmelo, Burgos, 2014.

Es un acierto literario el título de este libro “No diga adiós a Dios. Razones para creer”. Se trata de un juego de palabras que interpela al lector. Su largo subtítulo especifica lo que el autor se propone: Estudio filosófico sobre la racionalidad dela creencia religiosa, con énfasis en la teoría de J.H. Newman. En el primer capítulo analiza y describe el aporte de diversos autores que han profundizado en la noción de creencia religiosa (Kierkegärd, San Juan de la Cruz, Ratzinger, Von Balthasar, Paul Claudel, Edith Stein, Jaspers, Pascal, Pieper, Butler, Unamuno, Wittgenstein). Al convocar y pasar revista al aporte de estos importante pensadores cristianos, se quiere establecer, por así decir, el Status quaestiones sobre el que se destaca la insigne obra de John Henry Newman. Fue creado cardenal en 1879 por el Papa León XIII, murió en Birminghan el 11 de febrero de 1890, y en esa misma ciudad fue beatificado el 19 de septiembre de 2010 por Benedicto XVI, gran admirador del cardenal inglés. Ratzinger coincidiría plenamente con el de Newman cuando éste sostiene: “Yo sentía entonces, y he sentido siempre, que era una cobardía intelectual no encontrar una base racional para mi fe, y una cobardía moral no reconocer esa base”. Si bien la fe es un don de Dios, el contenido de esa fe no es absurdo ni irracional; y si el raciocinio no nos lleva a alcanzar la verdad, al menos nos enseña la dirección en que se encuentra. No es tarea de la razón ser causa de la fe, pero la razón sí puede atestiguar el carácter razonable de la creencia religiosa y declarar  del todo sensato creer en Dios. Es verdad que el discurso humano es incompetente para abordar el tema de Dios, pero ello no significa que sea del todo inexplicable, sobre todo cuando se cree que Él es la fuente de la inteligibilidad de todas las cosas. Que la creencia sea razonable y verdadera no significa que sea del todo explicable y comprensible.

Dios no ha querido para nosotros evidencias irrebatibles, que pondrían en jaque a nuestra libertad, sino un sendero de muchos indicios, todos los cuales atestiguan en favor de su existencia: la creación, la conciencia, y de modo más explícito, la revelación. Newman otorga mucha importancia al testimonio moral de la conciencia y a la convergencia de posibilidades.  Estos indicios de la existencia de Dios no logran aplacar el reclamo que exige y alega una manifestación más convincente y seguirá siendo un misterio cierto deseo de ocultarse. Pareciera preferir nuestra fe a una certeza incuestionable. En todo caso la presunta ausencia de Dios nunca será extrema, aunque su presencia no sea del todo evidente. Y si la razón y la ciencia se nutren de demostraciones, la fe lo hace por indicios que llevan a confiar y creer.

Sin embargo no basta con mostrar el carácter razonable de la fe. Se requiere de lo que Newman denomina “disposiciones”. “El mismo –Cristo- es el Autor y Fin de la fe, de la que es también el Objeto; pero, comúnmente, Él no implanta la fe en nosotros en forma repentina, sino que primero crea ciertas disposiciones, y éstas conducen a  la fe como recompensa”. Para ver a Dios se requiere de esas disposiciones: pureza de corazón en el amor al prójimo versus el egoísmo, desprendimiento más que la codicia, la castidad versus la  lujuria, la humildad antes que la soberbia intelectual. Sin esas virtudes es difícil ver a Dios pues el alma estará dominada por otros señores, siendo el más implacable el propio yo. Por ello, la fe pone en juego todas las disposiciones morales del corazón humano.

Newman fue un ardoroso buscador de la verdad, practicante de la verdad y un eximio defensor de la verdad: “Creo que lo que verdaderamente deseo es la verdad y donde quiera que la encuentre estoy dispuesto a abrazarla (…) Los que deliberadamente se niegan a formar su juicio sobre el más importante  de todos los asuntos; los que se contentan con pasar por la vida permaneciendo en la ignorancia sobre quien nos la ha otorgado, y por qué, y cuál es su destino; los que se resignan a estar sin criterios de verdad y error en su conducta, sin norma ni medida para los principios, persona y hechos con que se encuentran cada día; a éstos, aun cuando a menudo lo reclaman, ningún cristiano concederá el nombre de auténticos filósofos”.

El pecado original, cuestión que comprobamos existencialmente, no sólo comporta debilidad de nuestra inteligencia y voluntad, sino que nos convierte en rebeldes no dispuestos a deponer nuestras armas y aceptar la revelación: “Nuestra resistencia a los principios de la fe, no proviene sólo de nuestro apego a los objetos sensuales y visuales, sino de un principio innato de rebeldía, que desobedece casi por ganas de desobedecer”. Que una verdad supere las capacidades y atribuciones de nuestra inteligencia, por su excesivo fulgor, no anula esa verdad, sino que sólo muestra las limitaciones de la razón humana. “Las garantías racionales en general no son el cimiento esencial de la fe, sino su recompensa; dado que la sabiduría es el último don del Espíritu, y la fe el primero”. Newman considera que la fe amplia y ensancha el horizonte de la razón, provoca “una expansión de la mente”. Pero no se trata sólo de una apertura intelectual a la revelación sobrenatural, sino que “la fe, desde el principio, produce hombres dispuestos, como el apóstol, a ser locos por Cristo. La fe se pone en marcha dejando a un lado los razonamientos porque están fuera de lugar, y propone a su vez la obediencia sencilla a un mandato revelado”. Destaca que se da una sencillez intelectual que trasciende sofisticadas elucubraciones intelectuales que puede poner cortapisas a lo que alguien con fe viva asume con confianza y sin tardanza. Es una actitud lejos de todo fanatismo: “El fanatismo declara que entiende lo que afirma, pero no lo entiende (…) toma una posición no religiosa, sino filosófica; exige que lo consideren como sabiduría”. Son gente que cree que Dios les ha instruido, y les pone una palabra en su boca. La verdadera fe no es fanática, aunque sea segura, apasionada e intensa.

Newman no deja de sostener que cuando la recta razón accede a la verdad, y entre esas verdades, a la primera y más suprema de todas, la de Dios, su consecuencia y recompensa es el sentido de la vida y la felicidad eterna.

Rodrigo Figueroa tiene un conocimiento exhaustivo de la abundante y heterogénea obra de Newman. No sólo de sus grandes libros Apología provita sua, The idea of university, El asentimiento religioso, sus ensayos Críticos e históricos, sus novelas, sino también los varios tomos de sus Sermones parroquiales y volúmenes sobre sus diarios y cartas, entre las cuales destaca la larga y sustanciosa Carta al duque de Norfolk. Este dominio de los diversos géneros cultivados por Newman le ha permitido recoger textos de gran belleza literaria sobre la fe, la revelación y la tradición cristiana. Esto ya justifica del todo la lectura de este libro. Sólo le reprocharía la morosa exégesis que hace de esos textos, los que suele parafrasear y “saborear” en exceso. Abundan frecuentes soliloquios en torno a los mismos y con expresiones “según nuestra interpretación”, “con palabras nuestras”, “el ejemplo es nuestro”, “con nociones más personales”, “con imágenes nuestras” que hacen más reiterativa su lectura.

Delicioso y muy instructivo es el capítulo 5 titulado “El papel de la emoción dentro de la fe”. Si hay un autor en la que no cabe encontrar una gota de sentimentalismo –frecuente patología religiosa que exalta una espiritualidad del corazón- ése es Newman. Es perfectamente posible que una sólida fe vaya acompañada de un sentimiento bastante exiguo. Para él la religión no es expresión de emociones ni de sentimiento exultantes, sino de convicciones. La verdadera devoción es algo totalmente distinto del sentimentalismo. No se puede confundir un impulso momentáneo, por muy intenso que sea, con una decisión arraigada que sea operativa. En varios Sermones parroquiales ante este generalizado virus sentimental suele argumentar del siguiente modo: “A todos aquellos que se sienten perplejos de cualquier manera, que buscan la luz pero no la encuentran, hay que darles un precepto: obedecer”. La religión es, en principio, serena, moderada y consciente. Tiene que ver con la obediencia y  no con momentáneos entusiasmos de ánimo carentes de consecuencias y que sólo sirven como impulso inicial. Si una persona se arrepiente sinceramente, será consecuencia no de esos sentimientos, sino de una convicción firme de su culpa y un propósito consciente de abandonar sus pecados y servir a Dios. Esas emociones no son la religión, aunque accidentalmente vengan a la vez. “Su objeto es ayudar a ponerse en camino y contrarrestar el desagrado inicial y la molestia de cumplir el deber. Como tal debe ser usado; sino, será inútil o peor que inútil”. Las emociones, nos dice Newman, deben obedecerse enseguida, de lo contrario no servirán de nada y sólo serán una mera impresión pasajera. Los sentimientos deben convertirse en principios y convicciones.

El capítulo VI analiza la relación de la conciencia con la creencia religiosa. Éste es uno de los grandes aportes del beato inglés: “la conciencia es un vínculo de la razón con la verdad. La conciencia es la Voz de Dios, mientras que hoy está muy de moda considerarla, de un modo u otro, como una creación del hombre”. Newman la considera un verdadero “Vicario de Cristo”. Es célebre en este sentido el brindis por el Papa, “pero primero ¡Por la Conciencia!, después ¡Por el Papa!”. Como escribe en su novela Calixta”: “no es una mera ley de la naturaleza … es el eco de una persona que me habla. Un eco implica una voz; una voz, un hablante. A este hablante es al que amo y temo”. Después analiza la conexión que tiene la conciencia con la religión natural. Dios nunca se ha olvidado de los hombres y la religión natural es una especie de “credo que está a nuestro alcance”. La revelación confirmará y continuará esa religión natural que permite discernir entre el bien y el mal. “Además, se debe tener presente que, así como la esencia de toda religión es la autoridad y la obediencia, así también la distinción entre la religión natural y revelada subyace en esto: que una tiene autoridad subjetiva y la otra objetiva (…) De este modo, lo que la conciencia es en el sistema de la naturaleza lo es la voz de la Escritura, de la Iglesia o de la Santa Sede, según lo determinen, en el sistema de la revelación”.

En definitiva, este libro es una excelente fundamentación racional de la fe religiosa y un aperitivo sustancioso que invita a leer a este gran teólogo, literato y santo que fue John Henry Newman.

Jorge Peña Vial

Universidad de los Andes

Hace unos días, pensando en Cristo y en su vida, me daba la impresión –y pido perdón por la comparación tan mundana– de que la vida de Cristo se desarrolla como la trama de un libro o una película, en la que toda la Historia se va deshilvanando a lo largo de un largo periodo de treinta años durante el cual casi no sucede nada de excepcional y del que apenas sabemos nada; después, en los tres años siguientes, van surgiendo hechos, acontecimientos y signos que nos preparan para el desenlace final, que se desarrolla en cambio en un tiempo muy corto, de apenas tres días.

Un año más revivimos litúrgicamente la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. Se trata de un hecho. No es sólo algo que sucedió hace siglos, es algo que sucede hoy.

Hace dos años, cuando empecé este camino de conversión, mi director espiritual me habló de un texto del Cardenal John Henry Newman sobre los sufrimientos morales de Cristo en su Pasión. Lo encontré y desde entonces lo leo de vez en cuando. Es uno de los textos que tengo siempre encima de mi mesa de trabajo…

 

Leer más: www.religionenlibertad.com

0 97

Por José Morales

Oxford, vinculado durante siglos a la historia de Inglaterra, originó en el medievo la contribución intelectual de teólogos como Duns Escoto y la subversión eclesiástica de predicadores como Juan de Wiclef. Lugar de la ciencia, ha sido por largo tiempo ámbito de la fe y de batallas por la fe. Oxford representa la ciudad santa del Anglicanismo, y recuerda también el movimiento de renovación religiosa de 1833 que lleva su nombre. De allí salió el converso John Newman para iniciar su vida en la Iglesia. Este ensayo evoca los inicios de Newman en el Catolicismo, dentro aún de un marco oxoniense que sus ojos ven alejarse con dolor.

CON CUANTA VIVEZA viene a la memoria el doloroso vacío, la pausa sobrecogedora que descendieron sobre Oxford cuando dejó de resonar aquella voz y nos dimos cuenta de que nunca volveríamos a escucharla.

«Desde entonces pueden haberse oído las voces de maestros poderosos pero de ninguno que penetrara el alma como él»(1).

Retirado a Littlemore desde comienzos de 1843 con un pequeño grupo de seguidores, Newman se había entregado con ímpetu a una vida de oración, penitencia y estudio. Había compuesto el «Ensayo sobre el Desarrollo de la Doctrina cristiana», que contenía la justificación intelectual de un cambio de-Credo que juzgaba próximo, y en el otoño de 1845 se disponía finalmente a dar los pasos definitivos de su conversión a la Iglesia Católica Romana.

No eran muchos los anglicanos que, como Shairp, contemplaban con nostalgia y emoción la marcha de Newman. La mayoría conformista del mundo universitario de Oxford saludó con un suspiro de alivio la desaparición de una causa de turbación y posible conflicto. El mundo anglicano al que Newman había pertenecido no podía ni deseaba percibir en aquel momento que pocos hombres en la historia de la Iglesia habían seguido los caminos de la gracia con tanta lealtad, coherencia y olvido de sí mismos.

Los dos años y medio en Littlemore habían sido para Newman y sus compañeros —el grupo más estable estaba formado, además de Newman, por John Dalgairns, Ambrose St. John, Richard Stanton y Albany J. Christie— un tiempo mucho más romano que anglicano. Los hombres de Littlemore habitaban un suelo extraño y vivían en un marco confesional que ya no era el suyo. Habían tenido que procurarse su propio espacio espiritual. La suerte estaba echada y las conversiones eran sólo cuestión de tiempo.

Con tono muy característico, Newman había escrito a Pusey el día 3 de octubre: «cualquier cosa puede ocurrirme en cualquier momento» (Cfr. LD XI,) y lo mismo comunica al fiel Henry Wilberforce: «you may expect anything now any day».

La entrada del diario correspondiente al día 5 dice «estuve todo el día dentro de casa, preparándome para una confesión general» (Cfr. LD XI). El día 7 Newman comienza a redactar y enviar cartas —alrededor de treinta— en las que anuncia definitivamente su conversión a sus familiares y a los amigos más íntimos…

 

Leer más en: www.encuentra.com

RANDOM POSTS

0 30
Si deseas asistir como parte del grupo, enviamos un correo para darte la clave de eventbrite y así obtengas toda la...