Obras filosóficas de John Henry Newman

Obras filosóficas de John Henry Newman

0 114

Rosario Athié

El siguiente texto está basado principalmente en las palabras de Fr. John T. Ford, en Guadalajara, México el 9 de octubre 2015, durante su Introducción al primer Coloquio Internacional John Henry Newman, sus fuentes y comentadores, organizado por el Círculo Newman.

Fr. Ford se refiere principalmente a la obra principal de Newman conocida como de carácter filosófico, su Ensayo sobre la Gramática del asentimiento. Sin embargo, ni toda la obra puede considerarse exclusivamente de carácter filosófico, pues la segunda parte se acerca más a la ahora llamada teología fundamental. Ni tampoco se reducen los textos filosóficos de Newman a esta obra. Podríamos mencionar también varios de los llamados sermones universitarios, que pudieron ser más bien conferencias, cuyo tema fundamental era la relación entre la razón y la fe. De entre estos sermones podríamos mencionar especialmente filosóficos, los siguientes: IV, VII, IX, X, XI y XIV. Existe también su Philosophical Notebook, por mencionar otro texto clave. 

Durante su intervención, Fr. Ford se refiere a las obras de Newman y analiza por partes las obras según el tipo literario o científico al que pertenece. Al hablar de las obras de carácter filosófico, sus palabras fueron las siguientes:

“Uno de los temas que preocupó a Newman durante décadas, fue la relación entre la fe y la razón. Quedó patente desde aquellas discusiones verbales y la correspondencia con su hermano Charles a mediados de la década de 1820 y culminó con su gran discurso cuando fue nombrado cardenal en 1879. Newman buscaba encontrar una vía media, un camino intermedio: por un lado, entre los defensores del «evidencialismo», que insistían en que uno solo podía se podría asentir (es decir, aceptar una afirmación como verdadera) en la medida en que tenía evidencia racionalmente verificable, por ello se denomina «evidencialismo». Por otro lado, están los defensores del “experiencialismo”, quien sentía que el asentimiento, particularmente en asuntos religiosos, dependía de las experiencias espirituales de una persona, afín al evangelismo.

“Después de reflexionar frecuentemente sobre la relación entre la fe y la razón en sus sermones, escritos y correspondencia, Newman finalmente elaboró ​​una presentación sistemática en 1870 en An Essay in Aid of a Grammar of Assent. Aunque el título inicialmente parece un poco extraño, podemos analizar las tres palabras clave que capturan el carácter de este trabajo. En primer lugar, se trata de un “Ensayo”, en lugar de su frecuente significado estadounidense de documento de posición, tiene la connotación de un intento o explicación provisional en la que Newman estaba explorando el proceso de comprensión humana en general, y sobre el acto de fe en particular. En segundo lugar, la palabra “gramática”, no sólo implica normas para hablar y escribir correctamente, sino también, se refiere a las reglas indispensables para pensar correctamente. Newman trató de describir, no cómo debería pensar idealmente la mente, sino cómo piensa realmente la mente. En tercer lugar, y lo más importante, la noción de “asentimiento” que indica el paso final en el proceso del pensamiento: una elección, un acuerdo o una decisión, lo que incluye, incluso, la decisión de no decidir, que resultas ser también una decisión.

“En su Grammar, Newman describió el proceso de pensamiento, y distingue dos formas como la mente puede trabajar: en el nivel intelectual o “nocional” y en el nivel práctico o “real”. Aunque el proceso de nuestro pensamiento, en ambos niveles, tiene un patrón similar (hago preguntas, examino datos, llego a una conclusión), el resultado es definitivamente diferente: el proceso nocional proporciona certeza; el proceso real conduce a la certeza. Por lo tanto, si bien puedo decir: «Estoy seguro», tanto con respecto a lo «nocional» como a lo «real», la forma en que estoy seguro es bastante diferente. En el caso del nocional, el proceso es tal que cualquiera y todos los que consideren los datos llegarán a la misma conclusión. Tal proceso ocurre, por ejemplo, en matemáticas. En cambio, en el caso de lo real, dos personas que examinan idénticamente los mismos datos pueden llegar a conclusiones diferentes, incluso divergentes. Por ejemplo, tal es el caso en los juicios cuando los jurados no están de acuerdo. Lo que parece un veredicto razonable para uno, puede no serlo para otro.

“Para Newman, la distinción entre razón y fe fue ejemplificada por la diferencia distintiva entre razonar sobre lo nocional (como en las matemáticas) y pensar sobre lo real. El pensamiento realista ocurre no solo en asuntos cotidianos, como confiar en las personas, sino también en el área de la fe, donde una persona toma decisiones sobre el destino humano. Si bien las personas a menudo afirman que están pensando lógicamente al tomar decisiones en la vida real, de hecho, rara vez lo hacen, excepto en casos como las matemáticas. Lo que están haciendo es tomar decisiones personales, decisiones basadas en la forma en que cada persona interpreta los datos disponibles. En el caso de una decisión real, la gente comúnmente cree cosas que no puede entender (capítulos 4-5) y también cree cosas que no puede probar (capítulos 6-9). Por ejemplo, la mayoría de las personas educadas aceptan la fórmula de Einstein E=mc2 sin entenderla, y mucho menos sin poder probarla.

“Aunque la Gramática de Newman presenta una descripción convincente de la relación entre la razón y la fe, el libro no es de lectura fácil. En primer lugar, su vocabulario es más bien británico del siglo XVIII que estadounidense del XXI. Pero lo que hace que su Gramática sea más problemática para muchos lectores es que su enfoque empírico contrasta fuertemente con la terminología tanto escolástica como filosófica moderna. Como resultado, algunos críticos han intentado convertir la Gramática de Newman en categorías escolásticas, mientras que otros han intentado modernizar su Gramática utilizando perspectivas analíticas contemporáneas. El resultado de ambos esfuerzos es un malentendido básico del enfoque empírico de Newman. Simplemente hablando, la Gramática de Newman debe leerse en sus términos, no en términos superpuestos. En este sentido, aunque tiene casi cuatro décadas de antigüedad, una útil introducción del tamaño de un libro y un útil compañero para quien desee comprender mejor la Grammar de Newman es Newman’s Dialogues on Certitude de James W. Lyons”.

Esperamos que la explicación que Fr. Ford nos ha ofrecido sobre la Grammar suponga un buen acercamiento a esta gran obra de Newman.

Artículos similares

No comentarios

Dejar una replica