Noticias

0 309

Nueve años después de su beatificación, hoy día 1 de julio de 2019 se anuncia la fecha de la canonización de John Henry Newman: 13 de octubre de 2019.

Desde Roma nos escriben desde la Internacional Newman Friends para dar este gozoso aviso, enviado a todos los que se consideran sus amigos:

<Con profunda alegría les comunicamos que el 13 de octubre de 2019, el Papa Francisco canonizará al Beato John Henry Newman, junto con otros cuatro bienaventurados, en la plaza de San Pedro en Roma.

Cuando Newman escuchó que alguien lo había llamado santo, escribió en su seco sentido del humor: «No tengo tendencia a ser santo, es algo triste de decir. Los santos no son hombres literarios, no aman a los clásicos, no escriben Cuentos … Para mí es suficiente con oscurecer los zapatos de santos como San Felipe, si es que en el Cielo usa el negro en sus zapatos» (Letters and Diaries, tomo XIII, n. 419). A lo largo de su vida, Newman pensó que estaba lejos del ideal de santidad. Sin embargo, desde su «primera conversión» a la edad de quince años (hacia el año 1816), su esfuerzo estaba orientado hacia Dios, a quien había reconocido como Creador y centro de su vida.

Una conciencia vívida de la presencia de Dios, una fe sincera en el Apocalipsis y una disposición para asumir la responsabilidad de la salvación de las personas caracterizaron toda su vida. En el curso de su «primera conversión», eligió las siguientes palabras como un lema: «Santidad en lugar de paz». Su objetivo era superar cualquier forma de paz falsa, seguir incondicionalmente la Verdad y llevar una vida en conformidad con el Evangelio. Un día después de la muerte de Newman, el conocido periódico inglés publicó un obituario, concluyendo con estas palabras: «De una cosa podemos estar seguros, que la memoria de esta vida pura y noble, no tocada por la mundanalidad …, perdurará y que, independientemente de que Roma lo canonice o no, será canonizado en los pensamientos de personas piadosas de muchos credos en Inglaterra. El santo… en él, sobrevivirá «(The Times, 12 de agosto de 1890).

En la década de 1950, hacia el final del pontificado de Pío XII, se abrió oficialmente el proceso de canonización. Es sorprendente la claridad con la que los Papas recientes expresaron su aprecio por el cardenal inglés, subrayando también su relevancia profética para nuestros tiempos. Cuando Dominic Barberi, un sacerdote de la orden Pasionista, quien había recibido a Newman en la Iglesia Católica en 1845, fue beatificado el 27 de octubre de 1963, Pablo VI declaró que Newman «guiado únicamente por el amor de la verdad y la fidelidad a Cristo, trazó un itinerario, el más difícil, pero también el más grande, el más significativo, el más concluyente que el pensamiento humano haya llegado a tener durante el último siglo -de hecho, se podría decir durante la era moderna- para llegar a la plenitud de la sabiduría y de la paz». Pablo VI alimentó una gran veneración hacia Newman.

En una carta dirigida el 7 de abril de 1979 al Arzobispo de Birmingham, con motivo del Centenario del Cardenalato de Newman, Juan Pablo II escribió: «Newman, con una visión casi profética, estaba convencido de que estaba trabajando y sufriendo» para la defensa y afirmación de la causa de la religión y de la Iglesia, no solo en favor de su propio tiempo, sino también para el futuro. Su influencia inspiradora, como gran maestro de la fe y como guía espiritual, se percibe cada vez más claramente en nuestros días”.

Benedicto XVI, que beatificó a Newman durante una celebración eucarística en Birmingham el 19 de septiembre de 2010, declaró en su discurso con motivo de los saludos de Navidad a la Curia romana el 20 de diciembre de 2010, refiriéndose a Newman: 

“¿Por qué fue beatificado? ¿Qué tiene que decirnos? Se pueden dar muchas respuestas a estas preguntas. La primera es que debemos aprender de las tres conversiones de Newman, porque fueron pasos a lo largo de un camino espiritual que nos concierne a todos. Aquí me gustaría enfatizar solo la primera conversión: a la fe en el Dios vivo. Hasta ese momento, Newman pensó como los hombres promedio de su tiempo y, de hecho, como los hombres promedio de hoy, que no simplemente excluyen la existencia de Dios, sino que la consideran algo incierto, algo que no tiene un papel esencial que desempeñar en sus vidas. Lo que le pareció genuinamente real a él, en cuanto a los hombres de él y de nuestros días, es la cuestión empírica, que puede ser comprendida. Esta es la «realidad» según la cual uno se encuentra orientado. Lo «real» es lo que puede comprenderse, son las cosas que pueden calcularse y tomarse de la mano. En su conversión, Newman reconoció que es exactamente lo contrario: que Dios y el alma, la identidad espiritual del hombre, constituyen lo que es genuinamente real, lo que cuenta. Estos son mucho más reales que los objetos que pueden ser comprendidos. Esta conversión fue una revolución copernicana. Lo que antes parecía irreal y secundario ahora se revelaba como el elemento genuinamente decisivo. Donde se produce tal conversión, no es solo la teoría de una persona la que cambia: la forma fundamental de la vida cambia. Todos tenemos una necesidad constante de tal conversión: entonces estamos en el camino correcto».

El Papa Francisco también habla muy bien de Newman. En su Exhortación Apostólica Evangelii gaudium, del 24 de noviembre de 2013, en el n. 86, cita una carta de Newman en la sección sobre las tentaciones para quienes se dedican a las labores pastorales: «En algunos lugares, evidentemente, se ha producido una ‘desertificación’ espiritual, como resultado de los intentos de algunas sociedades para construir sin Dios o para eliminar sus raíces cristianas. En esos lugares, «el mundo cristiano se está volviendo estéril y se está agotando como un terreno sobreexplotado, que se transforma en un desierto (Letters and Diaries, Tomo III, n. 204)». En este pasaje, el Santo Padre habla, con palabras de Newman, sobre la esterilidad de una vida y una actividad sin Dios, a veces verificables incluso dentro de la Iglesia. Cuanto más vivimos en comunión con Dios y servimos en favor de su plan, más podemos dar frutos duraderos>.

Con estas palabras, Sr. Mary-Birgit nos hace un resumen de la trayectoria de Newman hacia la santidad y su reconocimiento oficial. Seguramente ello llamará la atención de muchos a los que la vida de Newman podrá dar luz a sus pasos por esta tierra, camino a la morada definitiva. 

Finalmente quiero destacar que, para Newman, es a través del cultivo de la inteligencia, de la búsqueda sincera de la verdad en todos los ámbitos, como cada persona dispone su corazón a asumir con todas sus consecuencias lo que la verdad supone, tanto en el ámbito teórico, como en lo práctico y vital.

0 163

CORRESPONDIENTE DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Fundada el 12 de octubre de 1927 “La Lengua es la Patria” Santo Domingo, República Dominicana

ACTIVIDADES ACADÉMICAS DE SEPTIEMBRE DE 2018

Estimados académicos:
Mediante esta comunicación les remito una reseña de las actividades realizadas en la
Academia Dominicana de la Lengua en el mes de septiembre de 2018.

Con mi distinción y afecto, reciban mis saludos cordiales.

Dr. Bruno Rosario Candelier

Director.-
Dirección postal
Academia Dominicana de la Lengua
Calle Mercedes 204, Ciudad Colonial,
Santo Domingo, República Dominicana

Dirección electrónica
Teléfono 809-687-9197
http:www.academia.org.do

COLOQUIO SOBRE LA POETA COLOMBIANA HELENA OSPINA

En su sede oficial de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, la Academia
Dominicana de la Lengua celebró un coloquio literario sobre la obra de Helena Ospina
Garcés, poeta, ensayista y promotora cultural colombiana, quien fuera correspondiente
de la ADL.
La actividad estuvo presidida por los miembros directivos de la institución,
Federico Henríquez Gratereaux, Manuel Núñez, Juan José Jiménez Sabater y Bruno
Rosario Candelier. Y de Costa Rica, Víctor Valembois, Jorge Chen y Gabriel Quesada,
quienes compartieron con la escritora en la editora Promesa y la Universidad de Costa
Rica.
La administradora de Promesa, Érika Chinchilla, en su mensaje enfatiza el
valioso aporte de Helena Ospina Garcés como gestora cultural en una ardua labor
desplegada por la poeta colombiana mientras residió en San José de Costa Rica. Se trata
de una escritora que abogaba por el cultivo del arte como expresión de la belleza
inspiradora.

Jorge Chen Sham habló sobre “La creación literaria de Helena Ospina Garcés”,
que ilustró con poemas la función emotiva y apelativa del lenguaje. Reiteró que la
poética de esta autora se asienta en esas dos funciones de la lengua. Analizó el poema
&quot;Victoria de Samotracia&quot;, del cual destacó la musicalidad en sus versos, fundada en
varios recursos estilísticos como el encabalgamiento, así como en el uso de la rima
asonante. El yo lírico de la autora se siente seguro, afirma Chen Sham, al avanzar en el
poema, como el marinero que llega al puerto al comparar ambas realidades, la textual y
la vida cotidiana. Durante su alocución, el intelectual tico hizo mención de un estudio
que, acerca de la obra literaria de doña Helena, ha realizado la académica Conny
Palacios, compartiendo con ella sus juicios elogiosos sobre la autora homenajeada: &quot;Es
un himno al tú, dado que en una parte del poema, Ospina invoca a la
Divinidad&quot;. También analizó otros poemas de Helena Ospina: &quot;De amor herida&quot; y
&quot;Diálogo del alma y el verbo&quot;, de los cuales afirmó que están estructurados como una
canción, subgénero lírico bastante asentado en el gusto de las mayorías, aseguró, y
agregó que, &quot;es propio de la canción esa transformación del verso, en estructura
musical, a partir de la valoración de las imágenes, como la sinécdoque, por ejemplo&quot;.
Por su parte, Víctor Valembois testimonió su fructífera relación con la escritora, de
quien destacó que contribuyó enormemente a tender puentes entre los escritores de otros
países con los colegas de Costa Rica,  se refirió con gran admiración y respeto acerca de
“Las bellas armas poéticas”, de Helena Ospina. Recalcó que gracias a doña Helena
conoció la literatura dominicana, y a sus escritores, como Manuel de Jesús Galván y
Juan Bosch.
Valembois presentó su disertación en el plano del testimonio, y lo anecdótico
predominó en sus palabras acerca de los lazos fraternos que le unieron a Ospina Garcés,
quien contribuyó a que él pudiese establecer vínculos entrañables con escritores de otros
lares, como el escritor y sacerdote guatemalteco Gustavo González Villanueva, o como
el polaco-colombiano Bogdan Piotrowski y con el dominicano Bruno Rosario
Candelier. La gestora de puentes literarios, Ospina Garcés, marcó la impronta de su
legado en &quot;ese ir más allá, más lejos en la búsqueda de la belleza y lo verdadero o
esencial en el arte&quot;.
Esas reflexiones resultaron de sus evocaciones, a propósito de las veces que
doña Helena le impulsó a dictar conferencias -en lugares tan exclusivos como el palacio
de la Zarina, en San Petersburgo, Rusia-, o conocer autores como Victoria Ocampo, o
publicar obras, superando sus dudas sobre la calidad de las mismas. Valembois
concluyó con una enseñanza del papa Juan Pablo II, y que doña Helena le recalcaba
frecuentemente, en la que exhortaba a “constituirse en puentes, en caminos viables para
el progreso espiritual&quot;.
El director de la Academia, al tomar la palabra explicó que esta ilustre escritora
colombiana de nacimiento, pero costarricense por elección personal, asumió su
vocación poética a los cincuenta años, semejante al caso de nuestro Premio Nacional de
Literatura 2018, el novelista Manuel Salvador Gautier, quien también es el coordinador
del Grupo Mester de Narradores de la Academia, presente en la actividad. Rosario
Candelier afirmó que Ospina Garcés exaltaba la belleza como principio rector del arte,
como testimonio para canalizar su sensibilidad y su creatividad. En este punto, ella se
declara seguidora de Platón, filósofo griego para quien la belleza encendía los mejores
sentimientos del ser humano hasta elevarlo a la Divinidad: &quot;La poesía es un medio para
alcanzar la comprensión estética y espiritual de la realidad&quot;, dijo. En este punto, hizo
referencia a los libros del Interiorismo literario, en los cuales hago hincapié en este
aspecto,  y cuya dimensión mística, espiritual y estética, podemos constatar en las obras
de doña Helena: “La meta de ella, dijo, era alcanzar lo divino, lo trascendente, tanto en

el arte como en el cultivo de la sensibilidad, de su mundo interior, rasgo esencial que le
daba sentido a su existencia”.
El director de la ADL sostuvo que Helena Ospina alcanzó la cúspide de su
vocación como poeta a la edad de 50 años: “Me lancé a escribir para alumbrar la belleza
que presentía desde siempre en mi alma y que descubría también fuera de mí”, es el
pensamiento sobre su concepción del mundo, y añadió el filólogo, quien además decoró
dicho precepto con la idea de que “la belleza, en el mundo espiritual de doña Helena
Ospina Garcés palpitaba en todo lo viviente porque ella partía siempre de la belleza, y
asumía la belleza como base y apelación de su creación. En su obra exalta el concepto
de belleza. No es de extrañar el hecho de que la poeta sea una seguidora de Platón, ya
que dicho filósofo sostenía que la belleza culmina en Dios. Bajo ese influjo, la poeta
colombiana vivió altamente estimulada para canalizar sus motivaciones y sentimientos
más fecundos y todo aquello que la sacudía entrañablemente, pues era una mujer de las
que vienen al mundo con condiciones excepcionales para testimoniar su talento, su
inspiración y su vocación de amor en su creatividad’, expresó Bruno Rosario Candelier,
y añadió que la promotora cultural tenía una alta convicción sobre el poder de la
palabra: “Tuvo la energía suficiente para asumir la palabra y encender la vocación por la
palabra; su poesía era simple y transparente pero con un mensaje luminoso, porque ella
sabía que la palabra poética debía llegar a los demás, y la mejor forma de que llegase a
los demás, no era usando esa forma moderna que usan los poetas actuales, que enredan
y complican el lenguaje, sino que ella procuraba llegar al corazón a través de la
sensibilidad, y a la sensibilidad, a través de la belleza. Asumía la palabra, la experiencia
humana y la cultura como conexión para llegar a lo divino, por lo que, como creyente de
alta espiritualidad y profunda fe, supo hallar la forma de canalizar el sentimiento de lo
divino, que era su mayor aspiración”.
En Helena Ospina el sentimiento de la Divinidad fue asumido desde el amor,
que ilustró con el poema &quot;Queriendo quedar, quedo&quot;, inspirado en la obra de san Juan
de la Cruz: &quot;Todo la estremecía, y en todo buscaba concitar en la persona el amor por lo
divino, a través del cultivo de la belleza, como vía de la verdad y la dimensión
espiritual&quot;, comentó.
Resaltó la impronta religiosa y mística en el legado de Helena Ospina, tanto a
nivel intelectual como en la vida cotidiana. Por eso, &quot;valiéndose de la poesía y la
espiritualidad, ocupó su vida en tender puentes&quot;, razón por la que rendimos este
homenaje póstumo a tan valiosa intelectual, merecedora de este reconocimiento, con
admiración y gratitud.
Al concluir el sentido homenaje a la escritora colombo-costarricense, su nieto
agradeció el noble gesto de la Academia Dominicana de la Lengua, así como de los
intelectuales que participaron en este acto de valoración del legado literario, estético y
espiritual de Helena Ospina Garcés. Santo Domingo, 18 de septiembre de 2018.

0 219

Comentario del autor:

Me complace informarle que la traducción al inglés de mi libro «Introducción al personalismo» acaba de ser publicada por Catholic University of America Press (2018). El libro es presentado por el conocido personalista estadounidense John F. Crosby

Con motivo de esta nueva versión, el trabajo ha sido revisado y ampliado con la exposición del personalismo angloamericano.

 

 

John F. Crosby contesta:

«No conozco ningún texto comparable en inglés que brinde una visión general sistemática del movimiento personalista en filosofía. Burgos se dirige a todas las figuras principales y la mayoría de los menores en el personalismo, presentando no solo aquellos generalmente conocidos por los estadounidenses (como Scheler, Mounier y Maritain) sino también figuras importantes en España y Polonia. El libro es más que simplemente una historia, sin embargo, como en la sección final Burgos ofrece su propia propuesta para una filosofía personalista bien desarrollada. «- Adrian Reimers (Universidad de Notre Dame)

0 322

Estimados Autores, Directores de Colecciones, Colaboradores y Amigos:

Les comunico el fallecimiento de nuestra Directora, Helena Ospina de Fonseca, ayer Domingo, Día de San Juan Pablo II.

Doña Helena tenía una fortaleza en Dios inquebrantable. Siempre fue ejemplo de trabajo y perseverancia. Visualizaba su misión en la Editorial como un servicio al mundo cultural: “A los artistas: ¡que resplandezcan como antorchas en el mundo, reteniendo y esculpiendo la expresión que da vida!”.

La vela se realizará a partir de hoy a las 10 am. en la Funeraria Jardines del Recuerdo en los Yoses, y el funeral será mañana martes 24 a las 11 am. en el Templo Votivo del Sagrado Corazón de Jesús, Barrio Francisco Peralta.

“Victoria de Samotracia”

Quiero estar en la proa de Tu nave,

batiendo mis alas al viento,

con el sabor salino de mar abierto,

rompiendo Tu quilla contra las olas,

abriendo Tu infinito con el horizonte,

cargada del vuelo de las gaviotas,

con el espesor marino de Tu aliento.

Y quiero, así, ¡Amor!,

bogar, bogar,

quemando al sol –con prisa y celeridad–

Tu dulce cargamento.

21-I-1991

Crisol. Fuego. Gemas

HELENA OSPINA

Nace en Cali, Colombia, en 1944. Cursa su Enseñanza Primaria en Inglés en el Colegio Bolívar (Cali). Cursa su Enseñanza Secundaria en español en el Sacré-Coeur del Valle del Lili (Cali). Cursa Humanidades en francés en el Sacré-Coeur de Ixelles (Bruselas) y de Historia del Arte en el Sacré-Coeur de Trinitá dei Monti (Roma). En su ciudad natal alterna sus estudios con los de música y piano -con el profesor belga León Simar (Prix de Rome) y su esposa Andre, y los de ballet clásico con el profesor ruso Woronzoff y los
italianos Subelli y Brinatti.

Catedrática de Literatura de la Facultad de Letras de la Universidad de Costa Rica. Licenciada en Letras por la Universidad de Costa Rica (Graduación de Honor), con una tesis sobre Paul Valéry y la creación artística -De la Introducción al Método de Leonardo da Vinci hacia una Poética. Bachelor of Science in Languages and Linguistics (B.S.L.L.) (Phi Beta Kappa) por la Universidad de Georgetown, Washington, D.C., con una tesis sobre Mon Faust: De l»idole de l’ntellect à la sagesse du coeur. Diplomada en Humanidades por el Sacré-Coeur de Ixelles de Bruselas (Medalla de Oro). Diplomada en Lengua y Literatura Francesa por la Universidad de Lille, Francia (Grande Distinction). Diplomada en Arte por el Sacré-Coeur de Trinitá dei Monti de Roma (Grande Distinction). Ha sido profesora de Literatura en la Universidad Javeriana, y de Lengua Inglesa y
Francesa en la Universidad de los Andes en Santafé de Bogotá.

Desde 1970 radica en Costa Rica. Ha sido miembro fundador de la Facultad de Letras de la Universidad de Costa Rica (1974) y del primer Consejo Editorial de la Revista de Artes y Letras Káñina, Subdirectora de la Escuela de Lenguas Modernas de la Universidad de Costa Rica, miembro del equipo fundacional (1976) del Instituto de Colaboración y Educación Familiar (ICEF) de Costa Rica para la formación de padres de familia, miembro del equipo directivo del Centro de Complementación Educativa de la Junta de Pensiones y Jubilaciones del Magisterio Nacional para la formación de Directivos, Profesores y Orientadores, miembro del equipo fundacional de la Asociación para el Desarrollo Educativo y Cultural (ADEC), Directora del Colegio Iribó, Directora del Servicio Pedagógico de la misma Asociación, y Asesora de los Servicios Pedagógicos de Centroamérica (APDE de Guatemala, APCE de El Salvador, AEF de Honduras y ADEC de Costa Rica).

Ha presentado Ponencias y Comunicaciones en las Reuniones Centroamericanas de Servicios Pedagógicos (1989-95), y en el Congreso Internacional: Educación, Familia y Escuela -Retorno a la Humanización- organizado por la Universidad de La Sabana en Santafé de Bogotá. Impartió la Lección Inaugural en el Seminario «La Mujer y la Cultura Hoy» (1993) en el Instituto Femenino de Estudios Superiores (IFES) de Guatemala, donde dio a conocer su obra literaria: Hacia un concepto de poesía -Una experiencia personal de interrelación entre la Literatura y las Artes.

Autora del libro Mujer, valores permanentes, publicado en el marco del Año Internacional de la Familia por Ediciones Universidad de La Sabana (1994) y presentado en la Feria Internacional de los Angeles: «American Bookseller Association ABA»94». Ha publicado en los últimos veinticinco años numerosos artículos en la prensa y en revistas sobre Familia, Educación y Literatura.

Funda en febrero de 1982, con su esposo, la empresa Promotora de Medios de Comunicación S.A. (PROMESA), especializada en publicaciones sobre Familia y Educación, y lanza en 1991, en coautoría con el poeta guatemalteco, Gustavo González Villanueva, la Colección de Poesía.

Poesía publicada: Ars poetica (1991), Diario de un Mediterráneo (1992), El Cantar de los Cantares (1993), Poiein, génesis del verbo poético (1993), Diálogos, paréntesis y silencios (1993), ¡Abrid las puertas! (1994). Su
poemario Cantata a las Artes fue premiado en el Concurso Literario «Joaquín Gutiérrez M.» en la celebración del XX Aniversario de la Facultad de Letras de la Universidad de Costa Rica (1995).

—————————————————-

 Avances del Personalismo Literario en los Congresos de la AEP y AIP

La experiencia integral de Juan Manuel Burgos

Avances del Personalismo Literario

en los Congresos de la AEP y AIP

La experiencia integral de Juan Manuel Burgos

Helena Ospina[1]

[email protected]

 

IV Congreso Iberoamericano de Personalismo

“Personalismo, Justicia y Ciudadanía: nuevos retos”

Organizado por la Asociación Iberoamericana de Personalismo (AIP) y la Asociación Española de Personalismo (AEP)

En colaboración con la Universidad Autónoma del Estado de Puebla UPAEP, Puebla (México) 28-30 de agosto de 2017 

                                                                                             A Juan Manuel Burgos

Resumen

 

En este trabajo pretendo mostrar la experiencia vivencial artística que me llevó a querer plantear un tema de investigación sobre Arte & Persona. Vio su luz en mi infancia. Luego encontré en “la unidad de vida” de San Josemaría su explicación.  Posteriormente lo fui desarrollando hasta que el Personalismo Ontológico Moderno de Juan Manuel Burgos me dio la clave para hacer mi propuesta sobre el Personalismo Literario.

Palabras clave: Personalismo Ontológico Moderno, Juan Manuel Burgos, Personalismo literario, Helena Ospina.

Sumario

            Introducción

  1. El punto de partida: la “experiencia” familiar artística de la infancia.
  2. La “indagación” sobre Arte & Persona: de la experiencia vivida a la “comprensión”.
  3. El “proceso” de “consolidación”: el marco teórico del Personalismo literario.

            Reflexiones finales

 

 

Introducción

            En este trabajo sobre los avances del Personalismo literario en los congresos internacionales de la Asociación Española de Personalismo AEP y de la Asociación Iberoamericana de Personalismo AIP quiero mostrar el itinerario de una “experiencia vital” desde la infancia en el campo artístico que me llevó a la propuesta del Personalismo literario[2]. En este trabajo –gracias a las reflexiones de Juan Manuel Burgos en su libro La experiencia integral del Personalismo Ontológico Moderno (POM)– me centraré en tres aspectos que desarrolla Burgos en este libro sobre la “experiencia”, la “comprensión” y la “consolidación” para intentar dar razón de la riqueza que suponen para la creación artística.

 

  1. El punto de partida: la “experiencia” familiar artística de la infancia

Al poeta y crítico anglosajón Thomas Stearns Eliot (1888-1965) le gustaba afirmar que la cultura se cuaja en la familia[3]. El inicio de mi propuesta del Personalismo en las artes y en  las letras se halla en las disciplinas de la música y del ballet clásico que mis padres fomentaron desde temprana edad (de los cinco a los diecisiete años) en mi ciudad natal de  Cali, Colombia. Mi primera “experiencia” artística fue la de la “armonía”. Así había definido mi tío abuelo, el padre Eduardo Ospina SJ, la belleza –la belleza como armonía–, cuando una enciclopedia filosófica le pidió que clarificara este término[4]. Esta vivencia artística desde la infancia la he relatando en varios trabajos, especialmente en el ultimo presentado en el 2016, Cracovia: “Una poética de la unidad entre arte & persona. El papel que juegan las artes y la literatura en la formación personal del artista[5].

 

  1. La “indagación” sobre Arte & Persona: de la experiencia vivida

      a la “comprensión”.

 

Mi itinerario vital tenía que plantearse la “comprensión” de dicha “experiencia”. La primera certeza vino cuando en 1973 capté la noción y la realidad de “la unidad de vida” de San Josemaría Escrivá. En 1978, cuando inicié mis estudios sobre Orientación Familiar en el antiguo Instituto de Ciencias de la Educación (hoy día Instituto de Ciencias para la familia en la Universidad de Navarra, Pamplona, España) capté cognitivamente la razón de ser de mí intuición sobre la armonía que ha de existir entre el pensar y el obrar. La lección de mi tío abuelo –considerado un gran humanista latinoamericano, quien había obtenido su doctorado en Arte por la Universidad Ludwig Maximilians Universitat en Munich, en el año 1927 bajo la dirección del Maestro Karl Vossler– me confirmó que  la virtud artística no podía estar desligada de una vida íntegra[6].

 

 

  1. El “proceso” de “consolidación”: el marco teórico del Personalismo literario.

 

Empecé a dar a conocer mis trabajos en universidades nacionales e internacionales, para proseguir mi investigación sobre Arte y Persona. Presenté mi primer documento en año 1996 en el IV Congreso “Cultura Europea”, organizado por el Dr. Enrique Banús, director del Centro de Estudios Europeos de la Universidad de Navarra. Esta investigación apuntaba directamente hacia una “poética de la unidad” entre la persona y su acción creadora: “Implicaciones de la noción y de la realidad de la ´unidad de vida´ de Josemaría Escrivá en la persona y en el artista”[7]. En el V Congreso de 1998 hablé sobre “Persona y cultura. La inculturación de la fe: crisis y desafío para el tercer milenio”[8]. En el VI Congreso del 2000, año del Gran Jubileo, analicé la Carta a los artistas de Juan Pablo II[9].

 

La vinculación académica más importante fue la del Seminario Permanente Interdisciplinario sobre “Poética & Cristianismo” que celebra sus Congresos Internacionales cada dos años en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz de Roma. En el año 2005 relaté, en mi trabajo sobre “Arte y Persona en Victoria Ocampo (1890-1979)”[10] el drama interior que vivió esta escritora argentina, el puente cultural más importante entre América Latina y Europa, a través de su editorial Sur. Su drama consistió en elegir entre la perfección de la obra literaria de Tagore y la plenitud de vida de Gandhi. Prefirió la santidad de vida de Gandhi.          En el 2007 preparé un trabajo sobre Arte & Persona en  la escritora norteamericana Flannery O´Connor (1925-1964)[11].  En el 2009 di a conocer “la poética personalista de la unidad” en el escritor ruso Pável Florenski[12].

 

En estos Congresos de Poética & Cristianismo, el profesor Juan José García-Noblejas nos explicó la importancia del signo “&”. Se trata de ir vertebrando la Poética de Aristóteles con las manifestaciones culturales existentes. Adopté, desde entonces, el signo “&” para referirme a mi grupo de investigación sobre Arte & Persona.

 

En el 2005 se iniciaron en la Academia Colombiana de la Lengua los Coloquios Internacionales de “Literatura Hispanoamericana y sus Valores, de la Universidad de La Sabana (Chía, Colombia), organizados por el profesor Bogdan Piotrowski. Mi primer trabajo versó sobre mi tío abuelo, el padre Eduardo Ospina SJ[13]. Algunos trabajos que presenté en estos Coloquios y que fueron publicados en las respectivas Actas aparecen en el Anexo al final de este trabajo.

 

Estos Coloquios de la Universidad de la Sabana sirvieron de inspiración para los Encuentros Mesoamericanos “Escritura-Cultura” que coordiné para la Universidad de Costa Rica del año 2006 hasta el 2014. Se estableció un Convenio entre las dos universidades. Los Coloquios y nuestros Encuentros estaban en plena sintonía. Los Coloquios tenían como objetivo: los valores; y los Encuentros: la centralidad de la persona en la cultura: “Persona es cultura y cultura es persona”. Así fue como el poeta de la Antigua Guatemala, el padre Gustavo González Villanueva, miembro del Comité Científico de los Encuentros definió el Norte de ellos. Los Coloquios[14] se celebraban cada año, alternando la sede entre la Academia Colombiana de la Lengua y otra universidad extranjera. Los Encuentros se llevaban a cabo en el Instituto de México de la Embajada de dicho país en San José. Muchos críticos literarios y miembros de las Academias de la Lengua empezaron a participar. El Dr. Bruno Rosario-Candelier, director de la Academia Dominicana de la Lengua, nombró como miembros de la misma a Gustavo González Villanueva (guatemalteco), Helena Ospina (colombo-costarricense), Conny Palacios (nicaragüense), y Bogdan Piotrowski (polaco radicado en Colombia, vinculado al Instituto Caro y Cuervo).

 

También se suscribió un convenio entre la Universidad de Costa Rica y la Pontificia Universidad de la Santa Cruz de Roma. Los Coloquios de Colombia, los Encuentros de Costa Rica, y los Congresos Internacionales de Poética y Cristianismo  de Roma facilitaron el intercambio entre profesores y alumnos. La riqueza de estos eventos propició la apertura –tanto de la creación artística como la de la crítica literaria– hacia una visión personalista y trascendente. Releyendo las Actas de los Coloquios, de los Encuentros, y de los Congresos Internacionales, me he dado cuenta que contamos ya con un corpus de creación artística y crítica literaria que sigo estudiando, para continuar desarrollando las claves propuestas en dichas actividades académicas, para el planteamiento del Personalismo Literario.

 

En el año 2011 asistí al I Congreso Iberoamericano de Personalismo y Psicología AIP (VII Jornada de la Asociación Española de Personalismo AEP) que se celebró en la Universidad Galileo de la ciudad de Guatemala. Allí presenté mi primer trabajo sobre el “Personalismo en las Letras y en las Artes: Entender la literatura en clave personalista[15].

 

Cada año seguí presentado trabajos con mis colegas en estos Congresos Iberoamericanos de Personalismo. Me hice miembro de la Asociación Española de Personalismo. En el 2014, el Dr. Juan Manuel Burgos, presidente de la AEP –quien se encontraba en Costa Rica por motivos de otro Congreso– me visitó en la sede de mi Editorial PROMESA (Promotora de Medios de Comunicación S.A.), para preguntarme si quería ser la coordinadora del área de Literatura y Estética de estos Congresos Iberoamericanos. Acepté el reto. Me motivaba la certeza de la confluencia que compartíamos sobre la visión personalista de la unidad entre la persona y su acción. El Dr. Burgos ha estado explorando desde hace muchos años la obra de Karol Wojtyla como filósofo y el planteamiento que hace sobre Persona y Acción.[16]

 

Mi visión sobre el arte se fue “clarificando” en las actividades académicas  de  universidades y asociaciones que permitieron la paulatina “exploración” de la “Poética de la unidad” presente en mi tema de investigación sobre Arte & Persona. En mi libro El anhelo de belleza. La búsqueda de una poética de la unidad, en el Proyecto Interdisciplinar de las Artes (PIA) de Promesa. Una experiencia estética[17]relaté ampliamente el proceso de “consolidación” de dicha propuesta sobre Arte & Persona para el Personalismo literario.

 

Mi vocación artística inicial del piano y del ballet se abrió a la de la poesía en el año 1990, gracias a mi mentor, el Padre Gustavo González Villanueva. Él descubrió en mí esta cantera que empecé a trabajar, gracias a la lectura de su prolífica obra poética. Cuando era estudiante universitaria en la Catholic University of America (1963) cursaba la carrera de sociología. Mi profesora de literatura me dijo que esa profesión  no era la mía, que tenía vocación literaria y que me fuera a estudiar a Georgetown University. Seguí su consejo y allí me permitieron ingresar al seminario doctoral sobre el poeta francés Paul Valéry, quién me dio el primer estrato de mi trilogía poética sobre el esplendor de la belleza[18]: Splendor formae. Valéry insistía en que la forma de la poesía  tenía que ser “pura” (en el sentido de “químicamente pura”), alejada lo más posible de la prosa. El segundo peldaño de mi trilogía, Splendor Personae, se inspiró en La Ciencia de la Cruz  de Edith Stein: el esplendor de la poesía era el resplandor de la presencia de una Persona en el poeta (el “Ipse Christus” paulino). El tercer peldaño de  mí trilogía, Splendor gloriae, se inspiró en la estética del filósofo Alfonso López Quintás.  Comprendí que el arte tenía una finalidad trascendente, y por eso puse a mi  título inicial, el subtítulo: Estética de una belleza esponsalicia. Siempre he estado convencida de la afirmación de Dámaso Alonso sobre San Juan de la Cruz: es el poeta más santo y el más santo de los poetas. Mi tío abuelo, el padre Ospina, concebía  la poesía como “cristalización del alma”.

 

 

 

Reflexiones finales

 

            Con González Villanueva aprendí que la poesía era vida vivida. Era “experiencia” vital e integral, donde la unidad  de fondo y forma de la poesía refleja, para mí, la unidad corpórea–espiritual de la persona humana. Allí estaba la “consolidación” de mi Arte & Persona. La lectura del último libro de Juan Manuel Burgos, La experiencia integral, me afianzó  “el punto de partida” de la “experiencia” artística; me sustentó mi “indagación” sobre esta unidad; y me facilitó el proceso de “consolidación” para el marco teórico del Personalismo literario.

 

ANEXO 

Congresos “Cultura Europea” (Universidad de Navarra, España)

 

  1. Arte y persona: Implicaciones de la noción y de la realidad. ‘unidad de vida’ de José María Escrivá en la persona y la obra del artista”. Actas del IV Congreso “Cultura Europea”. Enrique Banús y Beatriz Elio. Pamplona: Universidad de Navarra, 1998.1259-1269.Impreso.
  2. “Persona y cultura”. La inculturación de la fe: crisis y desafíos para el tercer milenio. Actas del V Congreso “Cultura Europea”. Eds. Enrique Banús y Beatriz Elio. Pamplona: Universidad de Navarra, 2000.369-379. Impreso.
  3. “John Paul II’s Letter to artists: The Cultural Implications. Actas del VI Congreso “Cultura Europea”. Eds. Enrique Banús y Beatriz Elio. Pamplona: Universidad de Navarra, 2002.1037-1049.Impreso.
  4. Memoria e identidad: la respuesta de Juan Pablo II para la cultura”. Actas del VIII Congreso “Cultura Europea”. Centro de Estudios Europeos, Universidad de Navarra. Dir. Enrique Banús. Pamplona: Editorial Aranzadi, 2009.83-94.Impreso.

 

 

Congresos de Poética & Cristianismo (Pontificia Universidad de la Santa Cruz, Roma)

 

  1. Camino: una guía de audición  para los artistas. Concierto para pino nº1 en sol mayor, op. 999”. Creatividad artística. Artistic Cretivity, Congreso Internacional. “La  grandeza de la vida ordinaria”. Hans Thomas. Roma: Edizioni Università della Santa Croce, 2002 . 105-128 Impreso.
  2. “Arte y persona en Victoria Ocampo (1890-1979)”. Il ritorno a casa. Poetica & Cristianesimo. Ed. Rafael Jiménez Cataño, Roma: Edizioni Università della Santa Croce, 2005. 375-383. Impreso.
  3. “Art & Person in Flannery O’Connor: A life time Endeavor”. Fuster y J. Wauck, Ragione, Fiction e Fede. Convegno internazionale su Flannery O’Connor. Roma: EDUSC, 2011. 305-312. Impreso.
  4. “Pável Florenski: una poética personalista de la unidad”. Scrittori del Novecento e Mistero Cristiano. Poetica & Cristianesimo. Universidad de la Santa Cruz. A cura di Enrique Fuster, John Wauck. Roma: EDUSC, 2013. 347- 355. Impreso.

 

 

Coloquios internacionales “Literatura hispanoamericana y sus valores” (Universidad de La Sabana, Colombia)

 

  1. Poesía y vida en la persona y en la obra del Padre Eduardo Ospina SJ”. Literatura hispanoamericana y sus valores. Actas del I coloquio internacional. Bogdan Piotrowski. Chía, Colombia: Universidad de La Sabana, 2006. 309-320.Impreso.
  2. “Marta y María en la poesía: un coloquio con David Mejía Velilla”. La verdadera poesía no es evasión. Homenaje a David Mejía Velilla. Bogdan Piotrowski. Chía, Colombia: Universidad de La Sabana, 2006. 133-140.Impreso.
  3. Mi trilogía poética sobre el esplendor de la belleza –Splendor Formae, Splendor Personae, Splendor Gloriae– a la luz del pensamiento de Edith Stein”. Miradas axiológicas a la literatura hispanoamericana. Actas del II Coloquio Internacional “Literatura hispanoamericana y sus valores”. Bogdan Piotrowski Chía, Colombia: Universidad de La Sabana, 2007. 355-372.Impreso.
  4. Eros y ágape en la poesía de Ernestina de Champourcin”. Personaje literario hispanoamericano como un valor. Actas del III Coloquio Internacional “Literatura hispanoamericana y sus valores”. Bogdan Piotrowski Chía, Colombia: Universidad de La Sabana, 2008. 235-246.Impreso.
  5. “Arte & Persona en Bartolomé Lloréns (1922-1947)” Ficción y valores en la Literatura Hispanoamericana. Actas del IV Coloquio Internacional “Literatura hispanoamericana y sus valores”. Bogdan Piotrowski Chía, Colombia: Universidad de La Sabana, 2009. 103-118.Impreso.

 

  1. “El hermano Pedro de San José de Betancur: la propuesta de santidad como belleza liberadora, Actas del VI Coloquio Internacional “Literatura hispanoamericana y sus valores”. Bogdan Piotrowski Chía, Colombia: Universidad de La Sabana, 2010.

 

 

Encuentros Mesoamericanos “Escritura-Cultura (Universidad de Costa Rica)

 

  1. “El destierro de la belleza”. Actas del II encuentro Mesoamericano “Escritura-Cultura”. Clásicos-Contemporáneos-Inéditos. Ed. Helena Ospina. San José: Promesa, 2008.21-30.Impreso.
  2. “La naturaleza del discurso poético: grados de ‘poeticidad’ según Pável Florenski en Poema del sueño y del viaje de la mamá buena de Gustavo González Villanueva”. Actas del III encuentro Mesoamericano “Escritura-Cultura”. Clásicos-Contemporáneos-Inéditos. Ed. Helena Ospina. San José: Promesa, 2009.284-303.Impreso.
  3. “Un alto en el camino de la belleza”. Actas del V encuentro Mesoamericano “Escritura-Cultura” y del III  Coloquio “Escritoras y Escritores Latinoamericanos”. Helena Ospina. San José: Promesa, 2011.36-40.Impreso.
  4. Arte & Persona: la búsqueda de una poética de la unidad”. Actas del V Encuentro Mesoamericano “Escritura-Cultura” y del IV Coloquio “Escritoras y Escritores Latinoamericanos”. Helena Ospina. San José: Promesa, 2011. 126-138.
  5. Quesada, Gabriel “Hacia una mirada personalista de la literatura”. Actas del VII Encuentro Mesoamericano “Escritura-Cultura. Universidad de Costa Rica. Ed. Helena Ospina. San José: Promesa. 2013.

 

 

Congresos  Internacionales  “La Palabra en la Educación. Teoría y didáctica de la lengua y la literatura”, (Universidad Abat-Oliba, Barcelona )

 

  1. Ospina, Helena. “Entender la literatura en clave personalista”, I Congreso sobre “La Palabra en la Educación. Teoría y didáctica de la lengua y la literatura”. Universidad Abat-Oliba CEU. Barcelona, 2012. En H. Ospina y G. Quesada (Eds.). Literatura y personalismo: una mirada profunda, San José: Promesa, 2014. 19-33.
  2. Quesada, Gabriel. “Hacia una mirada personalista”, I Congreso sobre “La palabra en la educación. Teoría y didáctica de la lengua y la literatura”. Universidad Abat-Oliba CEU, Proyecto PROSOPON, Barcelona. En H. Ospina y G. Quesada (Eds.). Literatura y personalismo: una mirada profunda, San José: Promesa, 2014. 117-127.
  3. Quesada, Gabriel. “David Mejía Velilla y El pequeño Eliot: Una reflexión personalista en lenguaje estético. En H. Ospina y G. Quesada (Eds.). Literatura y personalismo: una mirada profunda, San José: Promesa, 2014.129- 168.

 

Conferencias

 

“Arte & Persona en Eduardo Ospina”, Conferencia pronunciada en el Instituto Caro y Cuervo, Yerbabuena, Colombia (19-V-1997).

 

 

Libros

 

  1. ¿Arte o Santidad? El drama interior de Victoria Ocampo: Testimonios de búsqueda de “la unidad de vida” en la literatura autobiográfica femenina. San José: Promesa, 2006.
  2. Campo Cuajado: Apuntes sobre Arte y Persona. Introducción de Alfonso López Quintás. San José: Promesa, 2010.

[1] Catedrática de Literatura (Universidad de Costa Rica), Miembro de la Academia Dominicana de la lengua y de la Asociación Española de Personalismo AEP y Coordinadora del Área de Literatura y Estética en los Congresos Iberoamericanos  de Personalismo AIP.

[2] Madrid: Ediciones Palabra, 2015.

[3] Cfr. Helena Ospina, “La familia como punto de convergencia entre lenguas y culturas”, ponencia presentada en el III Congreso Internacional de Lenguas Modernas: “Convergencia de lenguas y culturas”, Universidad de Costa Rica, Escuela de Lenguas Modernas, 2012.

[4] Cfr. Eduardo Ospina. La belleza objetiva. San José, Costa Rica: Promesa, 2008.

[5] “A ‘poetics of unity’ between art & person: The Role of Arts and Literature in the Artist’s Personal Formation” IVth International Congress “Word in Education: Moral Upbringing through Arts and Literature” Abat  Oliba CEU University, Barcelona. Research Group: Family, Education and Inclusive School (Trivium)”/“Prosopon”, Jesuit University Ignatium, Krakow, Poland. 27-28 October, 2016. Comunicación.

[6] Helena Ospina “El personalismo en las letras y en las artes” en H. Ospina y Gabriel Quesada (Eds.), Literatura y personalismo. Una mirada profunda. San José: Promesa 2014, p.23:

“Hay una relación íntima entre la elevación de la virtud y la elevación del arte, entre la armonía sobrenatural y la armonía visual: la vida santa es la mayor belleza y, si se manifestara visiblemente, sería la obra maestra del arte”. Cfr. H. Ospina, “Eduardo Ospina (1891-1965): Un humanista latinoamericano. Una reflexión sobre ´Arte y Persona´ en su estética y personalidad”. Repertorio Americano. Nueva época. No 18 (Julio-Diciembre 2004): 89-100.

[7] Cfr Actas. Eds. Enrique Banús y Beatriz Elio. Pamplona: Editorial Aranzadi, 1998. 1259-1269.

[8] Cfr Actas. Eds. Enrique Banús y Beatriz Elio. Pamplona: Editorial Aranzadi, 2000. 569-570.

[9] Cfr “John Paul II´s Letter to Artists. The Cultural Implications”. Actas. Eds. Enrique Banús y Beatriz Elio. Pamplona: Editorial Aranzadi, 2002. 1037-1049.

[10] Actas. Ed. Rafael Jiménez Cataño. Roma: Editorial de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz EDUSC, 2006. 375-383

[11] “Art & Person in Flannery O´Connor (1925-1964). Reason, Fiction and Faith: A Lifetime Endeavor”. Actas del IV Congreso de Poética & Cristianismo: Razón, Ficción y Fe. Eds. Enrique Fuster y John Wauck Roma: Editorial de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz EDUSC, 2011. 305-312.

[12] Actas del V Congreso de Poética & Cristianismo: Escritores del novecientos y misterio cristiano. Eds. Enrique Fuster y John Wauck Roma: Editorial de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz EDUSC, 2011. 347-355.

[13] Actas del I Coloquio. Chía: Ediciones Universidad de la Sabana, 2006. 309-320.

[14] Cfr. Boctan Piotrowski, director de los Coloquios y editor de los mismos (ed.). Actas de los  Coloquios de  “Literatura Hispanoamericana y sus valores”. Al final del trabajo se mencionan en nota de pie de página los trabajos presentados relacionados con una “poética de la  unidad” propia del grupo de investigación sobre  “Arte & Persona”.

[15] Cfr. H. Ospina y Gabriel Quesada (eds.), Literatura y Personalismo, una mirada profunda. San José. Promesa, 2014.

[16] Cfr. K.Wojtyla, Persona y Acción (ed. de J.M. Burgos y R. Mora), Madrid: Palabra 2011.

[17] Cfr. H. Ospina. San José: Promesa, 2011.

[18] Está trilogía poética la escribí entre 1991-1998.

 

0 130

El trabajo forma parte del proyecto PIUNA ‘Conciencia y verdad en el John Henry Newman Anglicano (1825-1845)

23/05/17 10:19 Chus Cantalapiedra

Tres profesores de la Universidad de Navarra y uno del Centro Universitario Villanueva (Universidad Complutense de Madrid) han editado la traducción de la obra Tracto 90. Apuntes sobre algunos pasajes de los Treinta y Nueve Artículos de John Henry Newman. La publicación es resultado del Proyecto de Investigación de la Universidad de Navarra (PIUNA) ‘Conciencia y verdad en el John Henry Newman Anglicano (1825-1845)’, en el que trabajan Juan Alonso, profesor de la Facultad de Teología (IP del proyecto); Víctor García Ruiz, profesor de la Facultad de Filosofía; Sergio Sánchez Migallón, decano de la Facultad Eclesiástica de Filosofía; y José Gabriel Rodríguez Pazos, docente del Centro Universitario Villanueva (Madrid).

Autor de la traducción, de la introducción y de las notas, Rodríguez Pazos es antiguo alumno y antiguo profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra. Doctor en Filología Inglesa y traductor profesional, ha colaborado con Víctor García Ruiz en la traducción de los Sermones Parroquiales de John Henry Newman.

Según explica el profesor Alonso, el objetivo de este trabajo “es ofrecer al público hispanohablante un documento clave para entender la trayectoria intelectual y espiritual del beato Newman. Además del Tracto 90 propiamente dicho, se incluyen en este volumen los documentos generados por el revuelo que siguió a su publicación: las notas emitidas por las autoridades de la Universidad de Oxford y las dos extensas cartas (al reverendo R.W. Jelf y al obispo de Oxford, Richard Bagot) en las que Newman explica su postura”.

Tracto 90. Apuntes sobre algunos pasajes de los Treinta y Nueve Artículos

Autor: John Henry Newman

Traducción, introducción y notas: José Gabriel Rodríguez Pazos

Páginas: 207

Editorial: Universidad Pontificia de Salamanca

Año de publicación: 2017

ISBN: 978-84-16305-53

El Tracto 90 es el último de la serie de breves tratados que miembros del Movimiento de Oxford —también conocidos como tractarianos— publicaron entre 1833 y 1841. Los tractos fueron idea de Newman y eran folletos en los que se trataban diversas cuestiones teológicas, con el objetivo de proteger a la Iglesia de las injerencias del Estado y preservar la fe apostólica y, en definitiva, los elementos católicos —que no romanos— de la Iglesia anglicana. Los tractos —que se publicaban sin firma, aunque un tercio fue escrito o editado por Newman— se convirtieron pronto en best sellers.

A Newman le preocupaba la atracción que la Iglesia de Roma ejercía sobre algunos jóvenes tractarianos que anhelaban una plenitud católica —tanto doctrinal como devocional— que no se daba en la Iglesia de Inglaterra. El principal escollo era el aparente carácter protestante de los Treinta y Nueve Artículos de Religión de la Iglesia anglicana. El propio Newman explica en su Apología que el motivo que le llevó a escribir el Tracto 90 era demostrar que los artículos eran susceptibles de una interpretación católica: “La antigua verdad católica … se conservaba todavía, a pesar de todo, en los artículos. Allí estaba. Sin embargo, había que demostrarlo. Y esa demostración era para nosotros cuestión de vida o muerte. Yo pensaba que se podía demostrar … y me puse a hacerlo inmediatamente”.

La condena del Tracto 90 por parte de las autoridades de la Universidad de Oxford y una sugerencia expresa del obispo de Oxford fueron la causa de que Newman escribiera dos extensas cartas (al reverendo R.W. Jelf y al obispo de Oxford, Richard Bagot) en las que da razones de por qué ha escrito lo que ha escrito en el Tracto 90. En estos dos interesantísimos documentos, Newman aporta claves para la interpretación de un texto en el que la contención y la prudencia podían haber complicado su comprensión.

La carta al obispo concluye con un párrafo que, años después, Newman incluiría en su Apología como la expresión formal de su retirada del Movimiento de Oxford. Entre otras cosas, Newman pide “¡Que Dios me acompañe en los tiempos que están por venir como lo ha hecho hasta ahora!”. Los tiempos “por venir” vieron lo que el beato llamó en su Apologia “el lecho de muerte de mi anglicanismo”, que precedió a su recepción en la Iglesia católica el 9 de octubre de 1845.

Fuente: https://www.unav.edu/web/vida-universitaria/detalle-noticia-pestana/2017/05/23/un-grupo-de-investigacion-de-la-universidad-de-navarra-edita-la-traduccion-del-%E2%80%98tracto-90%E2%80%99-de-john-henry-newman?articleId=14117884

Leer más sobre José Gabriel Rodríguez Pazos en: http://circulonewman.com/archivo/jose-gabriel-rodriguez-pazos/

0 189

El 17 de junio de 2016 se presentó a examen del Programa de Maestría en Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, el Lic.  Alejandro Sada Mier y Terán. El título de la tesis es “La legitimidad de la certeza en la Gramática del asentimiento de John Henry Newman” que fue dirigida por el Dr. Guillermo Hurtado del Instituto de Investigaciones Filosóficas. El tribunal leyó con gran interés el trabajo de investigación y sus preguntas fueron oportunamente respondidas por el candidato que concluyó el examen con Mención Honorífica. Esta fue la primera tesis sobre Newman que se defendió en la Universidad Nacional Autónoma de México.

20160617_152947
Lic. Alejandro Sada Mier y Terán y Dra. Rosario Athié

 

 

 

 

 

 

Dra. Rosario Athié

0 146

Se anuncia la construcción de un nuevo edificio dedicado al estudio de la vida y obras de John Henry Newman en Birmingham, junto al Oratorio de San Felipe Neri que él mismo fundó a mediados del siglo XIX.

El mes pasado, el P. Ignatius Harrison, quien actualmente hace cabeza (como Provost) en el Oratorio de San Felipe Neri en Birmingham, Inglaterra, anunció que él y los demás padres de la comunidad han decidido promover un nuevo proyecto en vistas a la posible canonización de Newman.

El proyecto consiste en construir unas instalaciones junto a la iglesia del Oratorio con el fin de poner a disposición de las numerosas personas interesadas en el estudio de Newman, una extensa colección de materiales, libros, revistas y otros documentos y manuscritos necesarios para la investigación, que actualmente se encuentran en distintos puntos de la casa de los Padres del Oratorio.

El proyecto tiene por objeto poner de manera accesible este material en un espacio adecuado para la investigación, pues se dan cuenta que las obras de Newman son un patrimonio público y se deben tratar de manera que se conserven para el futuro.

El nuevo Newman Center incluirá la colección de libros que ellos resguardan actualmente con libros de Newman y sobre Newman, más unas 300 caja del archivo de sus manuscritos. Además, se está preparando un museo para exponer sus ornamentos y otros artículos personales. Ahí se atenderá a los visitantes, tanto los que vengan a estudiar, como quienes deseen acercarse a la figura de Newman, tomar un café o hacer alguna compra de artículos relacionados con Newman.

Desde luego que los Padres del Oratorio consideran que las personas que admiran a Newman ayudarán a la construcción de este proyecto que se calcula costará tres millones de libras esterlinas. El proyecto tiene la misión de ofrecer el invaluable legado de Newman.

http://www.birminghamoratory.org.uk/bl-john- henry-newma/a- building-project- the-newman-centre/

0 106

A partir de la Ilustración, la ciencia y la fe –otrora caminos comunes para alcanzar conocimiento– se han visto divorciadas y constituidas como realidades divergentes que se oponen cada vez más. El positivismo, sobre todo a partir de la filosofía de Auguste Comte, ha buscado métodos propios que antes eran prerrogativas de la propia creencia religiosa, erigiéndose de hecho, como modo de acceso a la realidad, más aún, como el único modo posible. Es en esta perspectiva donde el pensamiento de John Henry Newman contribuye a esclarecer el lugar propio de la ciencia positiva respecto de la fe religiosa. El pensador oxoniense presenta una perspectiva simpática entre la creencia religiosa y la ciencia positiva, otorgándole cierta plausibilidad al hecho de reconocer ambos tipos de conocimiento como realidades distintas pero no distantes.

El texto que aquí se presenta busca equilibrar esta progresiva escisión, para darle la justa medida a ambos caminos –el de la ciencia y la fe– como medios válidos de alcanzar conocimiento. Con ello se pretende evidenciar que en materia de fe religiosa estamos en un modo distinto de conocer, pero no por ello, hablamos de un camino menos válido, ni de segundo orden. El contexto de esta problemática sugiere analizar la obra del cardenal inglés, particularmente su trabajo titulado An Essay in Aid of a Grammar of Assent del año 1870, para reconocer allí los postulados que validen lo que aquí, de modo sucinto, hemos señalado.

RANDOM POSTS

0 30
Si deseas asistir como parte del grupo, enviamos un correo para darte la clave de eventbrite y así obtengas toda la...