Confirmado: John Henry Newman será canonizado en Roma el próximo domingo 13...

Confirmado: John Henry Newman será canonizado en Roma el próximo domingo 13 de octubre 2019

0 169

Nueve años después de su beatificación, hoy día 1 de julio de 2019 se anuncia la fecha de la canonización de John Henry Newman: 13 de octubre de 2019.

Desde Roma nos escriben desde la Internacional Newman Friends para dar este gozoso aviso, enviado a todos los que se consideran sus amigos:

<Con profunda alegría les comunicamos que el 13 de octubre de 2019, el Papa Francisco canonizará al Beato John Henry Newman, junto con otros cuatro bienaventurados, en la plaza de San Pedro en Roma.

Cuando Newman escuchó que alguien lo había llamado santo, escribió en su seco sentido del humor: «No tengo tendencia a ser santo, es algo triste de decir. Los santos no son hombres literarios, no aman a los clásicos, no escriben Cuentos … Para mí es suficiente con oscurecer los zapatos de santos como San Felipe, si es que en el Cielo usa el negro en sus zapatos» (Letters and Diaries, tomo XIII, n. 419). A lo largo de su vida, Newman pensó que estaba lejos del ideal de santidad. Sin embargo, desde su «primera conversión» a la edad de quince años (hacia el año 1816), su esfuerzo estaba orientado hacia Dios, a quien había reconocido como Creador y centro de su vida.

Una conciencia vívida de la presencia de Dios, una fe sincera en el Apocalipsis y una disposición para asumir la responsabilidad de la salvación de las personas caracterizaron toda su vida. En el curso de su «primera conversión», eligió las siguientes palabras como un lema: «Santidad en lugar de paz». Su objetivo era superar cualquier forma de paz falsa, seguir incondicionalmente la Verdad y llevar una vida en conformidad con el Evangelio. Un día después de la muerte de Newman, el conocido periódico inglés publicó un obituario, concluyendo con estas palabras: «De una cosa podemos estar seguros, que la memoria de esta vida pura y noble, no tocada por la mundanalidad …, perdurará y que, independientemente de que Roma lo canonice o no, será canonizado en los pensamientos de personas piadosas de muchos credos en Inglaterra. El santo… en él, sobrevivirá «(The Times, 12 de agosto de 1890).

En la década de 1950, hacia el final del pontificado de Pío XII, se abrió oficialmente el proceso de canonización. Es sorprendente la claridad con la que los Papas recientes expresaron su aprecio por el cardenal inglés, subrayando también su relevancia profética para nuestros tiempos. Cuando Dominic Barberi, un sacerdote de la orden Pasionista, quien había recibido a Newman en la Iglesia Católica en 1845, fue beatificado el 27 de octubre de 1963, Pablo VI declaró que Newman «guiado únicamente por el amor de la verdad y la fidelidad a Cristo, trazó un itinerario, el más difícil, pero también el más grande, el más significativo, el más concluyente que el pensamiento humano haya llegado a tener durante el último siglo -de hecho, se podría decir durante la era moderna- para llegar a la plenitud de la sabiduría y de la paz». Pablo VI alimentó una gran veneración hacia Newman.

En una carta dirigida el 7 de abril de 1979 al Arzobispo de Birmingham, con motivo del Centenario del Cardenalato de Newman, Juan Pablo II escribió: «Newman, con una visión casi profética, estaba convencido de que estaba trabajando y sufriendo» para la defensa y afirmación de la causa de la religión y de la Iglesia, no solo en favor de su propio tiempo, sino también para el futuro. Su influencia inspiradora, como gran maestro de la fe y como guía espiritual, se percibe cada vez más claramente en nuestros días”.

Benedicto XVI, que beatificó a Newman durante una celebración eucarística en Birmingham el 19 de septiembre de 2010, declaró en su discurso con motivo de los saludos de Navidad a la Curia romana el 20 de diciembre de 2010, refiriéndose a Newman: 

“¿Por qué fue beatificado? ¿Qué tiene que decirnos? Se pueden dar muchas respuestas a estas preguntas. La primera es que debemos aprender de las tres conversiones de Newman, porque fueron pasos a lo largo de un camino espiritual que nos concierne a todos. Aquí me gustaría enfatizar solo la primera conversión: a la fe en el Dios vivo. Hasta ese momento, Newman pensó como los hombres promedio de su tiempo y, de hecho, como los hombres promedio de hoy, que no simplemente excluyen la existencia de Dios, sino que la consideran algo incierto, algo que no tiene un papel esencial que desempeñar en sus vidas. Lo que le pareció genuinamente real a él, en cuanto a los hombres de él y de nuestros días, es la cuestión empírica, que puede ser comprendida. Esta es la «realidad» según la cual uno se encuentra orientado. Lo «real» es lo que puede comprenderse, son las cosas que pueden calcularse y tomarse de la mano. En su conversión, Newman reconoció que es exactamente lo contrario: que Dios y el alma, la identidad espiritual del hombre, constituyen lo que es genuinamente real, lo que cuenta. Estos son mucho más reales que los objetos que pueden ser comprendidos. Esta conversión fue una revolución copernicana. Lo que antes parecía irreal y secundario ahora se revelaba como el elemento genuinamente decisivo. Donde se produce tal conversión, no es solo la teoría de una persona la que cambia: la forma fundamental de la vida cambia. Todos tenemos una necesidad constante de tal conversión: entonces estamos en el camino correcto».

El Papa Francisco también habla muy bien de Newman. En su Exhortación Apostólica Evangelii gaudium, del 24 de noviembre de 2013, en el n. 86, cita una carta de Newman en la sección sobre las tentaciones para quienes se dedican a las labores pastorales: «En algunos lugares, evidentemente, se ha producido una ‘desertificación’ espiritual, como resultado de los intentos de algunas sociedades para construir sin Dios o para eliminar sus raíces cristianas. En esos lugares, «el mundo cristiano se está volviendo estéril y se está agotando como un terreno sobreexplotado, que se transforma en un desierto (Letters and Diaries, Tomo III, n. 204)». En este pasaje, el Santo Padre habla, con palabras de Newman, sobre la esterilidad de una vida y una actividad sin Dios, a veces verificables incluso dentro de la Iglesia. Cuanto más vivimos en comunión con Dios y servimos en favor de su plan, más podemos dar frutos duraderos>.

Con estas palabras, Sr. Mary-Birgit nos hace un resumen de la trayectoria de Newman hacia la santidad y su reconocimiento oficial. Seguramente ello llamará la atención de muchos a los que la vida de Newman podrá dar luz a sus pasos por esta tierra, camino a la morada definitiva. 

Finalmente quiero destacar que, para Newman, es a través del cultivo de la inteligencia, de la búsqueda sincera de la verdad en todos los ámbitos, como cada persona dispone su corazón a asumir con todas sus consecuencias lo que la verdad supone, tanto en el ámbito teórico, como en lo práctico y vital.

No comentarios

Dejar una replica